+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SEMANA DE PAROS EN EL REINO UNIDO

Caos en Londres por la huelga del metro

El refuerzo de las líneas de bus no evita gigantescos embotellamientos y nuevos récords en los índices de contaminación atmosférica en la capital británica

 

Viajeros hacen cola en la parada para acceder a los autobuses, en Brixton, en el sur de Londres, este lunes. - AFP / NIKLAS HALLE'N

BEGOÑA ARCE
09/01/2017

Lunes gris e ingrato para millones de londinenses, que sufren las consecuencias de una nueva huelga de los trabajadores del metro. Desde la tarde del domingo la mayor parte de las estaciones del ‘Tube’ están cerradas, lo que viene provocando gigantescos embotellamientos y nuevos récords en los índices de contaminación atmosférica. Privados de los 4,8 millones de trayectos que el metro londinense proporciona cada día, llegar al trabajo o a la universidad está siendo una pesadilla y una prueba de paciencia para quienes deben desplazarse a largas distancias cada día.

 
El refuerzo de las líneas de autobuses no ha evitado que muchos de ellos pasaran de largo en múltiples paradas a hora punta esta mañana, sin capacidad para poder admitir más viajeros, algunos de los cuales han hecho colas de hasta tres horas. La recomendación de las autoridades es caminar, siempre que sea posible, o tomar la bicicleta.

El servicio municipal de alquiler de bicis ha multiplicado el número de las disponibles en lugares tan céntricos como el Soho. Un punto de transporte importante de la capital como es el nudo ferroviario de Clapham Junction, el más transitado de todo el país, ha debido ser evacuado por la peligrosa saturación de viajeros bajo la vigilancia de policía y ambulancias. La situación del metro volverá a la normalidad el martes por la mañana.

El paro que enfrenta desde hace tiempo a la dirección de Transportes de Londres (TFL) y los sindicatos se debe a la supresión de puestos y taquillas en las estaciones, que están quedando a merced exclusivamente de las máquinas automáticas de venta de billetes. De acuerdo con los dos sindicatos que han convocado la huelga, más de 500 puestos “cruciales para la seguridad de las estaciones” han sido suprimidos. El número de nuevas contrataciones que ofrece TFL ha sido considerado como insuficiente. “Las supresiones salvajes de empleo han transformado el metro londinense en una trampa mortal”, señala Mick Cash, jefe de los sindicalistas de RMT.

CRÍTICAS DEL ALCALDE


El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, ha condenado la huelga, que ha calificado de “totalmente inútil”. “Millones de londinenses van a sufrir un día miserable, los negocios en Londres van a perder millones de libras hoy, los pacientes no van a poder acudir a sus citas en el hospital y la gente que tenía entrevistas de trabajo no va a poder hacerlas. Es por todo eso por lo que creo que los sindicatos han cometido un gran error, que era innecesario”, ha declarado Khan, quien pide continuar con el diálogo.

El del metro no será el último paro de una semana nefasta. Los trabajadores de la compañía ferroviaria Southern Railway, que une Londres con las localidades del sudeste de Inglaterra y transporta cada día a 300.000 pasajeros, harán huelga el martes, el miércoles y el viernes, para protestar contra la nueva obligación encomendada a los conductores de cerrar la puerta de los trenes, tarea que hasta ahora corría a cargo de otro empleado. Por si fuera poco, miles de empleados de British Airways deben igualmente ir al paro el martes y el miércoles en protesta por los salarios de los contratados desde el 2010. La compañía ya ha anulado numerosos vuelos desde el aeropuerto de Heathrow.