+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Salarios y pactos de la nueva política

 

CARMEN Martínez- Fortún
13/08/2017

Según Podemos, el pacto de gobierno de Castilla- La Mancha entre PSOE y su formación marca el rumbo para el futuro en España. Page, que tanto renegó de los morados, se ha visto, al fin, obligado, --movido, se supone por la responsabilidad, que una no quiere pensar que sea para conservar el sillón a toda costa--, no solo a no dimitir, sino a formar una coalición en la que incluso ha creado una consejería para su socio. Todo para ver sus presupuestos aprobados, situación que puede darse, si no se da ya, en Extremadura. Así que habrá que esperar a ver lo que hace Vara, que sí ganó las elecciones. No lo hizo la izquierda en Castilla-La Mancha, ni en otros lugares de España, donde, con tal de que no gobierne el PP ganador, tanto en los ayuntamientos llamados del cambio, como en diversas comunidades, gobiernan otros, que perdieron en las urnas. Si se ponen de acuerdo, es muy legítimo que lo hagan.

El caso es que la primera decisión de este nuevo gobierno sociopodemita ha sido la de subir el sueldo a los altos cargos, acordando, un día después de formar gobierno, que los dirigentes que sean funcionarios tengan el nivel máximo de salario al volver a la Administración.

Y una se pone a pensar cómo ascendió el partido de Iglesias, a lomos de la indignación, y cómo se mantiene hoy, igual de indignado, solo que no contra la casta política que cobra tanto, sino contra la trama corrupta, y se regocija de que muchos de sus miembros hayan caído en la cuenta de que para ser un buen político, no hay que ser pobre, y que ganar lo legítimo no es ilegítimo. Cosa de la que se ha percatado ya Colau y otros colegas suyos, que han decidido renunciar a una de sus principales catapultas al poder, el llamado salario ético, pues el choque con la realidad de la antes siempre tan indignada y colérica y ahora siempre tan asertiva y sonriente, ha propiciado la correspondiente subida de sueldo para todos ellos.

Esta curiosa impertinente creyó y sigue creyendo que fue demagogia lo que les alzó políticamente. Y recela mucho de sus rectificaciones y sus pactos.

*Profesora.