+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CORIA 3 ACTIVIDAD DE LA ASOCIACIÓN DE DESARROLLO DEL VALLE DEL ALAGÓN

Un nuevo programa trata de ‘retener’ a jóvenes talentos

Se ha contratado a 3 personas menores de 30 años para desarrollar proyectos

 

El presidente de Adesval, junto a los tres jóvenes contratados. - CEDIDA

NIEVES AGUT prov-caceres@extremadura.elperiodico.com CORIA
12/01/2018

La Asociación para el Desarrollo del Valle del Alagón (Adesval) ha puesto en marcha el programa denominado Reteniendo talentos, a través del cual se ha contratado a 3 jóvenes -menores de 30 años- para que desarrollen tres proyectos de investigación durante 9 meses en materia de Artesanía y cultura inmaterial, Cooperativismo y Turismo. Este proyecto, según recoge Adesval en una nota emitida ayer, surge de la Consejería de Educación y Empleo de la Junta. Además, participa la Universidad de Extremadura que desarrollará las tareas correspondientes a la formación metodológica para el desarrollo de los procesos de investigación.

Con este programa, desde Adesval se trata de paliar el éxodo masivo de los jóvenes del territorio al medio urbano en busca de un puesto de trabajo acorde a su formación académica que el medio rural no les puede ofrecer. «Observamos una clara tendencia al despoblamiento y envejecimiento en la comarca, así como un importante desajuste en el relevo generacional del mercado de trabajo, mostrando que el número de personas que han finalizado su vida laboral es más elevado que el grupo de personas con edad de acceder a un empleo», exponen en el escrito.

Además, desde el grupo de acción local se advierte que esta situación «es mucho más grave en la comarca», ya que el envejecimiento de la población en el valle del Alagón ha aumentado notablemente en la última década.

Respecto al programa que se pondrá en marcha, desde Adesval se han destacado dos cuestiones. Por un lado, la emigración de los jóvenes y los universitarios a los centros urbanos extremeños, lo que se está traduciendo en un descenso del colectivo de entre 20 y 34 años y, por otro lado, la ruptura generacional de los jóvenes varones que intentan desvincularse de las tareas agrícolas optando por empleos más urbanos y mejor remunerados.

Finalmente, advierten que el envejecimiento constante de la población rural se presenta como un problema aunque, según apuntan desde Adesval, también como una oportunidad para la generación de empleo y el desarrollo de los nuevos servicios y funciones del medio rural.