El Hospital Provincial de Cáceres supera el primer trámite administrativo para convertirse en un edificio de usos múltiples. La mesa de contratación ha adjudicado la redacción del plan director que determinará si son viables los usos que ha propuesto la administración para el inmueble tras su cierre definitivo como centro hospitalario. Según recoge el acta que se publicó este miércoles en la Plataforma de Contratación Pública, esta vez, en la segunda mesa de contratación sí se ha podido realizar una propuesta de adjudicación. Así, la oferta más valorada con 97,8 puntos ha sido la de la UTE Beatriz Cáceres Marzal- Fernanda Cáceres Marzal por un importe de 66.429 euros. 

A la licitación se presentaron cinco ofertas. La primera mesa de contratación se celebró la pasada semana y solo una de las aspirantes cumplía los requisitos por lo que se les dio a las cuatro restantes un plazo de tres días para subsanar los errores. 

A partir de ahora, detalla la Junta de Extremadura, se abrirá un periodo de 15 días para que se realicen alegaciones y si no hay ninguna, la adjudicataria tendrá vía libre para arrancar las tareas y elaborar el proyecto. Los pliegos recogen que el plazo máximo para entregarlo son 240 días, es decir, ocho meses, por lo que si no hay alegaciones y el proceso no se dilata, deberá estar entregado antes de que concluya este año. 

Este plan director servirá de base para la reforma integral que deberá acometerse en el inmueble con el objetivo de adaptarlo a los usos que han avanzado en los últimos meses la administración y que también ha terminado de concretar el propio pliego. 

Desde que cerró como hospital y tras un acuerdo entre el Servicio Extremeño de Salud (SES) y la diputación, propietaria del histórico edificio, se sometió a una reforma para albergar ya el centro de Salud Zona Centro y el Punto de Atención Continuada (PAC) en la primera planta. También durante la pandemia se ha usado como centro para pacientes con coronavirus y para realizar los cribados masivos y en la actualidad es la sede de vacunación de las terceras dosis después de que cerrara el Palacio de Congresos como vacunódromo. 

Con anterioridad, la diputación había cedido el inmueble durante décadas al SES para que alojara en pleno corazón urbano el hospital Nuestra Señora de la Montaña, que mantuvo la actividad en la ciudad hasta octubre de 2019. Desde entonces mucho se ha especulado sobre su uso. Hasta meses después diputación no desveló que volvería a tener un uso sanitario pero también avanzó que compatibilizaría esa labor con un uso cultural y educativo. En ese periodo empresarios hosteleros se interesaron por el inmueble pero finalmente se descartó que fuera a destinarse a un uso privado. 

Así, al centro de Salud Zona Centro y al PAC hay que sumarle en el ámbito sanitario el área de Salud Mental que tenía previsto instalarse en la anterior sede del centro de salud Zona Centro en Hernán Cortés, un gimnasio de rehabilitación y un espacio reservado para la dirección de Salud Pública. En relación al ámbito educativo ya se había avanzado que acogería los conservatorios de música y danza y en el pliego se ha añadido el traslado completo de la Escuela de Arte Dramático, que actualmente se encuentra en San Jorge. Por último, en el ámbito cultural, tras el intento fallido de trasladar el Archivo, la intención de albergar un espacio que amplíe la biblioteca pública.