Kiosco

El Periódico Extremadura

la fundación lumbini garden prevé un periodo de cinco a seis meses para el montaje del stand de la expo universal de milán

El templo budista móvil se surtirá de agua de Cáceres y placas solares

Dispondrá de una estupa, una pagoda y un área de esparcimiento en el cerro Arropé, junto al Cefot. El ayuntamiento confía en recibir esta semana el ok de Medio Ambiente y del Ministerio de Defensa

Maqueta del templo móvil que se va a instalar en el Cerro Arropé, situado junto a la base militar del Cefot. EL PERIÓDICO

El templo budista móvil que la Fundación Lumbini Garden prevé instalar en el cerro Arropé, junto al Centro de Formación de Tropa (Cefot), plantea en el proyecto que ha presentado al Ayuntamiento de Cáceres dos opciones para obtener agua: la primera pasa por conectarse a la red general en el ramal que surte a la residencia geriátrica La Hacienda, y la segunda es captarla del pantano de Valdesalor, concretamente del depósito que hay a la entrada de Arropé y que recientemente ha sido recepcionado por el consistorio, según confirmó ayer a este diario el concejal de Urbanismo, José Ramón Bello, quien también anunció que las instalaciones dispondrán de energía a través de placas solares.

Fue el pasado 16 de junio cuando Ricardo Guerrero, director de Relaciones Institucionales y Asuntos Budistas de la Fundación Lumbini Garden, reiteró que se sigue trabajando en el Gran Buda (un complejo que abarcará 107 hectáreas y costará 40 millones con una estatua de Buddha de 40 metros y un monasterio con capacidad para 20 monjes residentes y visitantes). Sin embargo, y mientras avanzan los contactos económicos y de patrocinio en Asia y se resuelven los impedimentos urbanísticos al tratarse de una zona Zepa (de especial protección), se adelanta en instalar en Arropé uno de los stands de Nepal de la Exposición Universal de Milán.

Se trata de un edificio de 6.000 metros cuadrados, que no vendrá al completo dada la especial orografía del cerro cacereño, pero al que se le han hecho varias adaptaciones. El objetivo, según Guerrero, es que pueda estar instalado y a pleno rendimiento antes de finales de este año.

El concejal de Urbanismo, José Ramón Bello, ayer en el ayuntamiento. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

¿Pero en qué punto se encuentran los trámites administrativos del templo móvil? Bello explicó ayer que una vez que el proyecto, visado por el Colegio de Arquitectos, entró en el ayuntamiento, se remitió a la Dirección General de Sostenibilidad de la Junta de Extremadura y se está a la espera de que Medio Ambiente pida que se realice una declaración ambiental o simplificada. «Este departamento nos dirá qué tipo de calificación ambiental precisa». El concejal confía en recibir la respuesta de la Junta esta misma semana. «Estoy bastante encima del tema. Pienso que el proyecto es muy compatible y respetuoso pues no tiene cimentaciones», insistió.

Además del permiso de Medio Ambiente, se requiere otro del Ministerio de Defensa, al tratarse de un área militar. «Lo tramitará el Cefot», comentó el edil. En el momento en que ambas autorizaciones estén resueltas, se concederá la licencia de obras. «Estamos haciendo un esfuerzo por ser ágiles. No tenemos ningún motivo para que todo esto se demore y el tiempo apremia. Hay que darle vida a Arropé», consideró el responsable municipal.

José Ramón Bello avanzó que el templo dispone de una estupa, una pequeña pagoda y áreas de esparcimiento. Además, hasta allí se trasladará la réplica de la estatua de Budha, de jade blanco birmano, que permanece desde 2020 en el Museo Guayasamín de Cáceres.

Montaje

El concejal explicó que el estand está almacenado en unos camiones en Milán, a la espera solo de emprender su viaje a Cáceres. Bello calcula que el montaje se alargará en torno a cinco o seis meses.

En cuanto a los plazos para la construcción del templo budista definitivo, el pasado mes de febrero el alcalde, Luis Salaya, explicó que «ahora se está avanzando mucho en los trabajos sobre el supuesto de que va a salir adelante el expediente de redefinición de la zona Zepa» y que de forma paralela «se avanza» en otros aspectos relacionados con el diseño o la inversión.

«Ese expediente -comentó entonces- lo está elaborando la Junta con una propuesta y en última instancia es la Unión Europea la que debe dar el visto bueno. La fecha de que cuándo podrían estar las máquinas en Arropé no la podemos saber realmente». Hay quien habla de que la decisión de la UE podría tomarse entre 2025 o 2027 aunque el alcalde confía en que «pueda ir más rápido».

La postura de las administraciones es que esa zona se declaró Zepa «sin que tuviera los valores medioambientales que justificasen esa declaración» y por eso, dentro de una modificación de varias Zepas en toda la región, se ha valorado que la de Los Llanos de Cáceres-Sierra de Fuentes (donde se integra Arropé) vaya en ese paquete. 

Compartir el artículo

stats