CHEQUEANDO EL PATRIMONIO

¿Dónde están los nueve ‘San Jorge’ de Cáceres?

Aunque de pequeño tamaño, y muchas veces difíciles de encontrar, la ciudad conserva nueve representaciones de su santo patrón. No hacen honor a sus 800 años de protección, pero tienen valía histórica

Sí, existen nueve representaciones del patrón de Cáceres aunque muchos ciudadanos solo alcancen a recordar una, quizás dos, a lo sumo tres... Además de la icónica figura de la plaza de San Jorge (aquí no hay duda, todos la ubicamos al instante), se cuentan hasta ocho obras más repartidas en museos, templos y palacios. Son pequeñas, no alcanzan a ofrecer una imagen soberbia del caballero que protegió los destinos de la villa desde 1229, pero tienen una valía histórica indiscutible.

La primera, la más emblemática, situada en la plaza del mismo nombre, es una pieza de fundición en bronce realizada por el escultor José Rodríguez allá por el año 1963. Por supuesto aparece dando muerte al dragón con su lanza, la imagen legendaria más recurrente a la hora de representar al santo y soldado romano.

Muy cerca se sitúa el Palacio de Carvajal, en cuyo acceso, dentro de una hornacina y protegida con un cristal, se encuentra una talla del siglo XVI adquirida en el siglo XX por el titular del edificio, hoy propiedad de Diputación. Se trata de un San Jorge a pie, sin caballo, alanceando al dragón. También como escultura exenta está la que preside las escaleras nobles del ayuntamiento (siglo XVI), adquirida por el alcalde Díaz de Bustamante en los años 60.

Retablos

A pocos pasos, como parte del retablo de Santa María (XVI), aparece un poderoso San Jorge en plena lucha. Y en el templo vecino, la Preciosa Sangre, también figura en el retablo lateral (siglo XVIII) con capa roja y corcel blanco.

El Palacio de la Isla mantiene expuestas otras dos obras: una antigua tablilla del retablo de la ermita de San Jorge (estuvo entre las torres del Horno y la Hierba), y la escultura recién restaurada (siglo XVII) que cada 23 de abril preside el altar de Santa María.

Luego está la composición en azulejos en el vestíbulo del Palacio de los Golfines de Arriba. Y la menos conocida, una copia del San Giorgio de Donatello, que al cerrarse el Museo Municipal lleva años sin exponerse al público.