Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

la entrevista Laura Vital CANTAORA

«Sin las mujeres el flamenco hubiera perdido estilos y riqueza expresiva»

«Sin las mujeres el flamenco hubiera perdido estilos y riqueza expresiva» FÉLIX VÁZQUEZ

Noviembre es el mes en el que, el día 16, hemos celebrado el Día Internacional del Flamenco, pero también, en el que recordamos a toda la sociedad que el 25N, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, existe una lacra que no desaparece y que, en lo que va de año, lleva asesinadas a 38 mujeres y a 1.168 desde 2003, cuando se empezaron a recopilar datos. El número de menores asesinados y asesinadas por violencia de género asciende a 2 en 2022 y a 48 desde 2013, año en el que comenzó la recopilación de datos en este caso. Así, con estas cifras, y mientras se van recogiendo los homenajes y los recuerdos de ese Día del Flamenco aparecen esos otros números vergonzantes que a artistas como a Laura Vital (Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, 1980) no dejan indiferente. Ella, evitando quedarse de brazos cruzados, como mujer y como artista, crea una obra ‘Flamenco por la Igualdad’ junto al guitarrista sevillano Eduardo Rebollar con el objetivo de sensibilizar a la sociedad en la prevención de la violencia de género. Flamenco y lucha, flamenco e igualdad. Porque los artistas no solo tienen un compromiso con el arte, también lo tienen con la sociedad a la que pertenecen, a la que provocan emociones y conciencia con acciones como ésta, que todas y todos, debemos aplaudir. Pasen y lean. 

¿Cómo se trabaja desde el flamenco la Igualdad?

Los artistas tenemos la suerte de tener un altavoz que nos permite utilizar el arte como herramienta de transformación social, en mi caso a través de mi voz y el contenido de las letras. ‘Flamenco por la Igualdad’ es un espectáculo que surge del compromiso por fomentar actitudes de igualdad y respeto entre hombres y mujeres, aportar nuestro granito de arena en erradicar esta lacra social que sigue estando por desgracia vigente en los tiempos que corren. La violencia de género constituye la vulneración más extendida de los derechos humanos en el mundo y su raíz ha quedado establecida en la discriminación que sufren las mujeres respecto de los hombres, y cuya manifestación son las asimétricas relaciones de poder que, históricamente, han sometido a las mujeres y han determinado un papel inferior para las mismas en todas las sociedades. Supone la ruptura del silencio mediante el análisis de papel de la mujer en una expresión tan nuestra como es el Flamenco y la búsqueda de la sensibilización de la sociedad en la prevención de la violencia de género. Así como la necesidad de fomentar actitudes de igualdad y respeto, como valores esenciales para la convivencia entre mujeres y hombres. Es mi particular homenaje a la valentía y resistencia de la mujer flamenca, a todas esas cantaoras que vencieron prejuicios morales, religiosos, el tutelaje impuesto por la sociedad patriarcal, la esclavitud cultural de su único mundo posible: la familia y todos los inconvenientes que la hicieron invisible en la vida social, cultural, política, científica y académica. A pesar de todas esas trabas el flamenco no sería lo que es sin cantaoras que dejaron su legado de genialidad creadora e interpretativa elevando al flamenco como máxima expresión de las emociones y los sentimientos, como arte total que muestra la esencia de lo humano.

¿Cómo fue ese instante en el que decidió subirse al escenario y poner toda esta rabia en escena?

Ese instante fue muy emotivo, justo unos días antes de que declararan la pandemia. Embarazada de ocho meses de mi hija y gritando al público por fandango: 

«Libertad, quiero parir a una hija

 que se llame Libertad, 

 libre como las palomas,

 que vuelan en alta mar,

 con la espuma de las olas»

O esta otra, por Tientos de mis admirados David Eloy Rodríguez y José María Gómez Valero 

« Yo soy lo mismo que tú, 

yo no quiero ser superior, 

que nadie hablé por mí, 

porque yo tengo mi propia voz»

«Quiero que mi pequeña perciba un modelo real de madre, nutricia y cuidadora, pero a la vez creadora, empoderada y con muchas cosas que transmitir y contar»

decoration

El nacimiento de mi hija Malena fue un impulso muy importante para tomar fuerzas e intentar aportar mi granito de arena por hacer este mundo más igualitario, que es lo que quiero para ella y para todas los niños y niñas de generaciones futuras. Quería visibilizar la importancia de la mujer en la creación y desarrollo de nuestro arte y contribuir a que vivamos en un mundo donde no haya diferencias entre hombres y mujeres. Quería mostrarle el respeto por la conciliación familiar y laboral. Quiero que mi pequeña perciba un modelo real de madre, nutricia y cuidadora, pero a la vez creadora, empoderada y con muchas cosas que transmitir y contar. Afortunadamente los tiempos están cambiando, noto que las instituciones están más comprometidas con la igualdad, el respaldo del pacto de estado está siendo muy positivo, pero aún queda camino por recorrer

Es un paseo por la historia de la mujer flamenca, ¿qué no hubiera ocurrido en el flamenco sin ellas?

La mujer flamenca ha tenido que luchar muchísimo por tener el sitio del que gozamos actualmente, tuvieron que sufrir el precio de la invisibilidad ya que el flamenco se crea en una estructura social claramente patriarcal, la hegemonía era del varón con lo que tenían muchas dificultades para desarrollarse como artistas. Además de sufrir la estigmatización por su condición. Afortunadamente los tiempos han cambiado y las cantaoras de mi generación gozamos de más igualdad y respeto. La importancia de la mujer en la creación, divulgación y desarrollo del flamenco es incuestionable y el flamenco no sería lo que conocemos actualmente sin su importantísima contribución. Cuando creamos el espectáculo ‘Mujeres y Flamenco’ destinado a resultar a las grandes mujeres creadoras de la Historia del Flamenco, lo que más difícil me resultó fue elegir el repertorio y seleccionar que cantaoras entre tantísimos estilos e intérpretes. Sin las mujeres el flamenco hubiera perdido estilos y riqueza expresiva.

Como artista y docente, ¿qué peculiaridades aporta la voz femenina y la visión de la mujer a la hora de entender e interpretar el flamenco?

Las voces se pueden clasificar atendiendo a diferentes características como la tesitura, el timbre, el volumen o la agilidad vocal. Si algo aporta la voz de mujer al Flamenco es diversidad, desde voces laínas, dulces, ágiles como la de la Niña de los Peines, a voces afilladas con muchísimo dramatismo como las de Fernanda de Utrera o Juana la del Pipa. El Flamenco de mujer, está lleno de voces que dominan toda la gama cromática, además cuando cantamos no mantenemos el mismo timbre todo el tiempo. Al cambiar del grave al agudo o al revés variamos los mecanismos de la voz, la posición de la laringe, el velo del paladar, la posición de los pliegues vocales y la forma del tracto vocal provocando un cambio inevitable en la estructura armónica de la voz, es decir en el timbre o metal como decidimos en el flamenco y eso aporta mucha riqueza y ha sido crucial para el desarrollo de tan variedad de cantes y estilos. Hablo de lo que más conozco por mi profesión, pero es igualmente extrapolable al baile femenino.

«Sin las mujeres el flamenco hubiera perdido estilos y riqueza expresiva»

‘La puerta violeta’ de Rozalén o ‘Y si no te veo doble’ (Cantiñas) de Niña de los Peines. ¿Cómo decidió el repertorio?, ¿cómo fue ese momento de sentarse a decidir? 

Cuando desarrollamos el proyecto queríamos adoptar un compromiso total por la igualdad y la no violencia, había que crear letras nuevas porque es un tema que apenas se ha tratado en el Flamenco, conocí a los poetas David Eloy Rodríguez y José María Gómez Valero en una ‘performance’ en torno a la figura de la cantaora La Roezna de Alcalá junto con el pintor Patricio Hidalgo, su deseo por visibilizar a la gran cantaora y aunar diferentes manifestaciones artísticas me pareció maravilloso, a partir de ese encuentro me interesé por su trabajo, descubriendo un repertorio increíble en torno a la igualdad y empecé a adaptarlas a diferentes palos. Les estoy muy agradecida por su generosidad y compromiso, además me parece muy interesante que desde la lírica flamenca se planteen nuevas masculinidades, a la vez de nuevas temáticas. A medida que vamos realizando funciones vamos renovando el repertorio, actualmente hemos incluido ‘Amores tóxicos’ del poeta cordobés Antonio Manuel por taranto y levantica, de su poemario ‘Daño’, una revisión de la lírica jonda maravillosa. En el programa incluimos ‘La Puerta Violeta’ de Rozalén y ‘María se bebe las calles’ de Antonio Martínez Ares, que muestran la violencia de género desde una manera muy elegante, ambas transmiten un mensaje de empoderamiento de la mujer e impulsan a salir de esa situación de vulneración y maltrato al que por desgracia muchas mujeres siguen sometidas hoy en día. Me apetecía cantarlos desde mi impronta flamenca. Mi compromiso con la visibilidad de la mujer ha condicionado toda mi trayectoria artística desde «Pastora Eterna» obra dramática musical que resalta el papel en el flamenco de la Niña de los Peines, ‘Mujeres de sal’ dedicado a las cantaoras gaditanas que han sido mi espejo, o ‘Mujer y flamenco’ dedicado a las grandes creadoras. En ‘Flamenco por la igualdad’ quería volverlo a hacer, incluyendo cantiñas y bulerías creadas por mujeres como María La Sabina, Juana Cruz, La Sallago, María Vargas, La Perla de Cádiz, Pastora, la Mejorana o la Juanaca.

«El flamenco de mujer está lleno de voces que dominan toda la gama cromática, además cuando cantamos no mantenemos el mismo timbre todo el tiempo»

decoration

En 2010 recibió el Premio Mujer Emprendedora de la Delegación de Igualdad de la Mujer, ¿Cómo le ha premiado la vida en su lucha por la Igualdad?

Estoy muy agradecida por todas las muestras de cariño y apoyo, fue un honor recibir el premio Mujer emprendedora de la Delegación de Igualdad de mi tierra, el año pasado tuve la suerte de recibir la Medalla de la Provincia de la excelentísima Diputación de Cádiz, por mi compromiso con la mujer y la infancia, fue una sorpresa muy grata y estoy sumamente agradecida. Formar parte del mural por la Igualdad en mi tierra, es todo un honor y recibir tantas muestras de afecto de asociaciones de mujeres, instituciones y personas de la calle, es sin duda un revulsivo para seguir luchando por un mundo más humano e igualitario. 

Ha compartido escenario con artistas como artistas de otros géneros como Teresa Berganza, Joan Albert Amargó, Jamal Ouasinni o Fermín Hache, pero comparta con nosotros el momento con Bono de U2… 

Para mí ha sido de los grandes momentos que me ha dado mi profesión, fue en un festival de WorldMusic en Bruselas, actuábamos muchos artistas de diferentes países, y U2 clausuraba la semana, Bono es un gran aficionado al flamenco, a través de su mánager me invitó a subirme al escenario con su banda, imagínate improvisar por seguiriyas con esos músicos de una dimensión artística estratosférica, fue un inmenso honor y uno de los grandes regalos que me ha dado la vida. 

¿Cómo van esas nuevas producciones ‘De buena rama’ junto a su padre José Vital y ‘Así que pasen 25 años’, conmemoración de su 25 aniversario en la música?

‘De buena rama’ es el tributo que le hago a mi padre y principal maestro, por lo mucho que me ha enseñado, se lo debo todo como artista y persona, de él aprendí los primeros cantes, heredé su afición por el flamenco y otras músicas, el que no se ha dedicado profesionalmente, pero tiene una voz de caramelo, con una impronta muy flamenca y sabia, que me hace llorar, es un regalo de disfrutar de su maestría. Empecé a cantar desde muy niña, en el año 1992 cuando tenía 12 años, se cumplen 30 años de que me subí al escenario por primera vez y quiero celebrarlo con un nuevo disco en el que estoy inmersa, es mi manera de devolverle toda la gratitud a mi público por todo el cariño que he recibido a lo largo de mi carrera musical.

Compartir el artículo

stats