Fútbol. Segunda División B

90 minutos que reflejan la temporada del Mérida

El conjunto romano reproduce sus problemas de todo el año en el empate ante el Rayo Majadahonda, que le igual en el minuto 95 (1-1)

Álvaro Barbosa, con el balón, durante un partido anterior.

Álvaro Barbosa, con el balón, durante un partido anterior. / AD Mérida

Nono Saavedra

1 - Mérida: Javi Montoya, Rubén Valverde, Nacho González, Erik, Héctor Camps (Carlos Selfa, min.72), Mario Robles, David Rocha (Javi Zarzo, min.88), Marc Carbó (Carlos Cinta, min.88), Marc Fraile (Jaume Tovar, min.52), Álvaro Barbosa y Dani García (Gian, min.88).

1 - Rayo Majadahonda: Dani Sotres, Borja González, Álvaro Vega, Jorge Casado (Ángel Bastos, min.73), Philip (Raúl Sánchez, min.46), Jesús Bernal, Ayoub (Higor Rocha, min.54), Iago Díaz (Mawi, min.54), Manny, Iturraspe y Rubén Sánchez (Susaeta, min.67).

Goles: 1-0: minuto 25, Dani García. 1-1: minuto 95, Mawi.

Árbitro: Cueto Amigo. Castellano-Leonés. Amonestó a los locales Nacho González, Erik, Mario Robles, David Rocha y Carlos Selfa; y a los visitantes Rubén Sánchez, Higor Rocha y Raúl Sánchez.

Incidencias: Estadio Romano José Fouto. 1.600 espectadores.

El empate a uno que ha cosechado el Mérida esta jornada frente al Rayo Majadahonda se ha mostrado como el reflejo de lo que ha sido la aciaga temporada emeritense. Comienzo complicado sin generar peligro; aprovechar un balón parado antes de empezar a jugar bien para marcar; controlar el choque con opciones de ampliar la ventaja; aparecen problemas físicos que empiezan a descontrolar el equipo; gol en contra en las postrimerías; y jugada polémica final que el árbitro manda al limbo. Desde el punto de vista clasificatorio, las victorias del Atlético Baleares y del Villanovense hacían inútil el triunfo emeritense, sin embargo, el equipo tiró de profesionalidad y mereció llevarse los tres puntos ante un equipo que llegaba como líder y se estaba jugando la vida.

Los primeros quince minutos parecían mostrar la diferencia entre la importancia del choque para unos y otros. Los visitantes salieron muy presionantes y no permitían que el Mérida estuviera cómodo con la pelota, no siendo capaces de pisar el campo contrario. Dicha presión no fue transformada en ocasiones para el equipo rayista a pesar de que dispuso de un par de córner y de una falta directa peligrosa que Jorge Casado mandó alta.

El gol romano

El Mérida fue capaz de ir estirándose a base de lanzamientos largos y tuvo la primera buena cabalgada por la izquierda en la figura de Barbosa, quien por fin ocupaba la posición de extremo tras la vuelta de Héctor Camps. Dicha internada terminó en saque de esquina ensayada por los locales. El lanzamiento muy tocado al segundo palo fue cabeceado por David Rocha buscando una segunda jugada que aprovechó con una media chilena de primeras Dani García al borde del área chica. Era el minuto 25 y los locales se adelantaban consiguiendo desactivar el buen inicio visitante.

El doble pivote formado por Rocha y Robles se fue acoplando consiguiendo que Iturraspe dejara de encontrar huecos en la media punta que le hacían canalizar el juego de su equipo. A pesar de que el Mérida estaba controlando el choque, la calidad individual de los de Abel Gómez daba lugar a algunos acercamientos, el más peligroso un disparo de Casado que salió por poco. También Barbosa estuvo apunto de marcar a cuatro minutos para el final, aprovechó un desajuste defensivo para plantarse ante el portero algo escorado a la izquierda. Su disparo terminó dando en la parte exterior del palo derecho.

Sabedores de lo que se jugaba el Rayo Majadahonda, se esperaba un inicio similar en la reanudación al del comienzo del partido, sin embargo, el Mérida continuaba controlando y solo con la entrada de futbolistas, que suelen ser habituales, como Mawi y Raúl Sánchez, los visitantes mejoraron con dos disparos muy peligrosos consecutivos de Borja González que salieron fuera.

Un partido más duro

La lluvia hizo acto de presencia con fuerza y fue poniendo el partido más épico y más duro, y el césped más resbaladizo. En el minuto 69, llegaría la ocasión más clara para el empate visitante en un doble remate de Raúl Sánchez que salvó Javi Montoya. También el Mérida la tuvo muy clara a nueve minutos del final. Dani García amagó con rematar de primeras un centro lateral para quebrar al defensa, cuando iba a disparar fue arrollado y el balón le cayó a Jaume Tovar cuyo primer remate fue salvado por el portero, Dani Sotres, y en el segundo, consiguió meter el balón entre sus piernas, pero terminó salvando sobre la línea Álvaro Vega.

La dureza del choque fue mermando el físico local, que ya se vio obligado a sustituir a Marc Fraile al poco de la reanudación por un golpe recibido en la primera parte. Futbolistas como Rocha, Camps y García tuvieron que ser sustituidos, entrando Zarzo, Cintas y Gian para defender el resultado. El colegiado dio seis minutos de alargue y cuando faltaba uno, una falta lejana lanzada por el portero, terminó en Mawi que controló en la frontal para plantarse ante Javi Montoya al que marcó con una sutil vaselina.

Todavía restaba tiempo para un claro derribo sobre Carlos Cinta en la que el árbitro no se quiso complicar la vida. El Mérida ya no se jugaba nada, pero los 1600 espectadores del Romano José Fouto se fueron orgullosos de la actitud de los suyos.