Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda RFEF

El Diocesano se 'semiprofesionaliza' ante sus nuevos retos

El club cacereño ultima proyectos competitivos en Segunda RFEF y División de Honor juvenil

Jugadores de la cantera y del primer equipo, tras un partido de Tercera. CarlaGraw

"En lo de los juveniles lo conocíamos más o menos de la etapa anterior, pero en lo del Segunda RFEF tendremos que cambiar bastante. El equipo lo tienes que ‘semiprofesionalizar’, como si fuera una empresa aparte». Lo dice Alfonso Abreu, presidente del Diocesano, ante la perspectiva «ilusionante» de la próxima temporada en el club colegial.

¿Será la campaña más bonita, pero a la vez más complicada de la historia de la entidad? Es evidente que Abreu así lo asume. «Tras los éxitos de la pasada, tenemos muchas expectativas. Es la primera vez que el club va a estar en una categoría como la Segunda RFEF, tendremos la vuelta del juvenil a la División de Honor, la fililidad con el Valdefuentes y los mismos retos en general para la cantera». El empresario cacereño hace este análisis para este diario horas después de que se cierre la temporada con la clausura de cada año, que en esta ocasión ha sido realmente especial.

«Estar en Segunda RFEF nos cambia bastante», resume Abreu el día que se completaron las primeras renovaciones: las del portero Miguel Cordero y el defensa lateral derecho Manu Martín. Ya se cerraron cuatro fichajes: los canarios Rayco (delantero) y Pitu (medio), ambos del Panadería Pulido, el punta Pliego (Getafe B) y el centrocampista Dani Sales, que vuelve al club tras su paso por Algeciras y la última temporada en el Recreativo.

Alfonso Abreu, junto al concejal Andrés Licerán y niños de la cantera, el viernes en la clausura de la temporada CD DIOCESANO

En los próximos días se irán conociendo más renovaciones de jugadores que el club tiene en mente seguir contando con ellos. Una circunstancia especial es que ninguno de los ‘héroes’ del ascenso tienen contrato en vigor. La mayoría de ellos pretenden seguir en el club cacereño, cuya idea es «quedarse con una base importante», según la expresión de Abreu, que no quiere dar cifra de presupuesto, aunque éste sería de perfil bajo en la categoría, entre 300.000 y 350.000 euros.

«No nos asusta el reto. La gente que estamos trabajando en el club lo teníamos controlado. Sí es cierto que esto requiere más tiempo y dedicación profesional», agrega el presidente del Dioce, que no duda tampoco en que el objetivo «será matenernos y disfrutar de la categoría lo máximo posible, y además sin presión alguna».

Cree Abreu que el cuerpo técnico, que de nuevo capitaneará Adolfo Senso y que tiene a Kike Gómez como novedad en su puesto de segundo entrenador, hará un buen trabajo durante la temporada para seguir dotando al Diocesano de una «identidad propia», de «jugar bien al fútbol» y de «ser un equipo que siga siendo difícil de ganar».

Será el nuevo plantel «joven y rápido y que va a saber jugar la pelota, con mucha hambre de sacar partidos adelante». El estadio Manuel Sánchez Delgado se quiere que sea un fortín, tanto para el equipo de Segunda RFEF como para el juvenil. En principio, para unos quieren disputar sus partidos los domingos por la mañana (los primeros) y los otros los sábados por la tarde. Abreu confirmó que Jorge Sánchez, ‘Abuelo’ será el entrenador de este equipo, que también tendrá como principal objetivo mantener la categoría.

Globalmente, el club se va a profesionalidar y a dar pasos hacia adelante en aspectos tan importantes como la comunicación (se ha nombrado como jefa de prensa a Alba Heras), todo dentro de un crecimiento exponencial de unas estructuras que tienen que renovarse de manera imprescindible y ponerlas acorde a los nuevos retos que se plantean.

Alfonso Abreu, que acumula 16 años en la directiva rojilla, los últimos cinco de presidente, confía en su equipo de trabajo y también en lo que pueda el club crecer con la ayuda de sus fieles, las empresas y las instituciones.

Se está ultimando la idea de hacer dos carnets diferentes, uno para el juvenil y otro para el Segunda RFEF, y otro común para los dos con ventajas para quienes quieran o puedan estar en los dos frentes competitivos. Además, se espera no coincidir con el Cacereño en cuanto a horario y día, como ha sucedido en Tercera. «La idea es asentarnos», expone Abreu a modo de declaración de intenciones, especialmente para el equipo de la cuarta categoría.

Compartir el artículo

stats