Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda RFEF

El legado de José María Tapia en el Villanovense

El ya expresidente es unánimemente alabado por todos los que están relacionados con el club extremeño, desde los jugadores, al alcalde de la localidad, así como a los propios aficionados serones

Tapia, con Blanca, una jovencísima aficionada del Villanovense, tras un partido. EPE

En cualquier club humilde las decepciones suelen ser bastantes más habituales que las alegrías. Sin embargo, en el Villanovense, la última década ha estado plagada de momentos de gloria y disfrute. También, lógicamente, ha habido momentos de decepción y tristeza. En lo primero y en lo segundo ha tenido mucho que ver la figura de José María Tapia, sin que el que no se puede entender nada de lo ocurrido durante este tiempo. En eso coinciden todos.  

El ya expresidente siempre se mantuvo en segundo plano en las victorias y sufrió las derrotas como propias, porque así lo eran. Verle cariacontecido, solo y pensativo en mitad del terreno de juego era habitual tras una dura derrota. Puro temperamento. Pero quienes le conocen van a la guerra con él. 

Su amor por unos colores, el cariño hacia su ciudad y su pasión por el fútbol le llevaron a comandar la junta directiva del mejor Villanovense de la historia. Ese que recibió a Barcelona y Sevilla en el Romero Cuerda -ahora Municipal Villanovense- y que llevaron a soñar a una ciudad entera con poder ascender a la Segunda División. 

El capitán

Una de las personas que mejor le conoce es el capitán del Villanovense, Ángel Pajuelo. Ambos se conocen desde que ‘Paju’, como Tapia suele llamarle, era apenas un crío. «Siempre me ha tratado como un hijo, tanto a nivel deportivo como personal. Hemos tenido muchas riñas por nuestro Villanovense y siempre nos hemos exigido mucho el uno al otro, pero en todo momento ha sido por el bien del club», cuenta el capitán sobre Tapia. Ahora que ha llegado el momento de reconocer su labor,.

Pajuelo dice estar totalmente seguro de que solo hace falta ver los números para saber que el Villanovense «lleva entre los mejores de Extremadura toda una década», recalca el futbolista.

 También le conoce a la perfección Manuel Jardón, presidente de la UD La Cruz Villanovense y amigo personal. «Fue Tapia quien me animó a que fuese presidente de La Cruz y él siempre defendió al Villanovense por encima de amigos y familiares. Como persona le busco en cada decisión importante en mi vida. Me siento seguro cuando me da su aprobación, es sensato, cercano y sé que siempre estará conmigo en los malos momentos», cuenta el futbolista. 

Desde la afición

Antonio Hidalgo ‘Tin’, reconocido aficionado del club, cree que imaginar un Villanovense sin la figura de Tapia como presidente es «complicado». Un club al que ha dedicado casi 15 años de su vida en «cuerpo y alma». Porque para Tin, el ya expresidente es «un tipo con el que merece la pena pasar un buen rato» y destaca de él que «siempre ha sido veloz y avispado en la toma de decisiones». Por eso y por su capacidad de gestión, de liderazgo, de buscar recursos, de negociación o de motivación, Tin le tacha como «una mente privilegiada al servicio de nuestro club».

 Incluso el propio alcalde de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo, reconoce la «entrega, compromiso, defensa y lealtad» de Tapia durante estos 14 años de presidencia. «Él ha llevado, contra viento y marea, el timón de la entidad más importante de nuestra ciudad», dice con rotundidad.

Ese, el reconocimiento de quienes ponen en valor el trabajo del ‘presi’ durante tanto tiempo, es el verdadero legado de José María Tapia. 

Compartir el artículo

stats