Kiosco

El Periódico Extremadura

adif mantiene las instalaciones en alquiler

Los empresarios lamentan el cierre de la terminal de carga de Mérida

Apuntan a la falta de planificación a largo plazo y la competencia de Expacio Mérida. El nuevo contrato quedó desierto y el centro lleva ya varios meses sin actividad

La terminal de carga de Mérida, en una imagen de archivo. EL PERIÓDICO

Adiós a la terminal de carga de Mérida. El concurso que se lanzó en mayo para la gestión de la plataforma quedó desierto y aunque Adif mantiene las instalaciones en alquiler por si hubiera alguna empresa interesada, hace ya varios meses que junto al acueducto de San Lázaro no hay movimiento de contenedores. «Era demasiado presupuesto para no haber una planificación clara», dice Víctor Manuel León, presidente de la asociación empresarial Impulso. 

«Era demasiado presupuesto sin una planificación clara», dice la asociación empresarial Impulso

decoration

El colectivo, que aglutina a 138 empresarios de Mérida y la comarca, advierte de que con el cierre de esta plataforma Extremadura se queda sin el único puerto de mercancías que ha funcionado en los últimos nueve años. El colectivo atribuye el cese de la terminal a la falta de planificación de la Administración, que no traslada una hoja de ruta clara a los empresarios. «Vemos que Expacio Mérida avanza y va a salir, y en Mérida no son viables dos nodos logísticos». Y a ello hay que sumar la Plataforma Logística de Badajoz, apenas a 60 kilómetros de distancia. «No hay planificación a medio y largo plazo, se toman decisiones a corto y luego se rectifica sobre la marcha», lamenta León. 

Contrato desierto

La plataforma de carga de Mérida está ubicada a menos de un kilómetro del centro de la ciudad, en el Camino Viejo de Mirandilla, según Adif «una posición idónea para el transporte intermodal de mercancías al resto del país y a la frontera portuguesa». Conecta con la red ferroviaria a la altura de la estación de Mérida y tiene conexión con la Autovía A-5 y las carreteras N-630, N-V, E-803 y EX-209. Inició su actividad en marzo de 2014 bajo la gestión de la sociedad público-privada Desarrollo Logístico Extremeño, que en 2015 suspendió los tráficos. 

Tras dos años de parón, en 2017 fue la Unión Temporal de Empresas (UTE) TILO Mérida, integrada por Renfe Mercancías y Medway quien se hizo cargo de la gestión para reflotar la plataforma por un periodo de cinco años prorrogables por dos más que no se han agotado. En mayo Adif volvió a sacar a las instalaciones a concurso por un mínimo de 153.600 euros y un periodo de cuatro años prorrogables por dos más, pero nadie se interesó.  

Y lo cierto es que aunque no hay confirmación oficial ni de Renfe ni de Adif, desde hace varios meses ya no hay actividad en la plataforma. Un capítulo más de «todo el oscurantismo que rodea al tren en Mérida, tanto de pasajeros como de mercancías», lamenta León. Tras la pandemia retomó la actividad con un promedio semanal de 12 trenes que transportaban sobre todo concentrado de tomate, aceituna y perfiles de aluminio. De 2022, Renfe no facilita datos de actividad.

Compartir el artículo

stats