+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL PRIMER PROGRAMA SE EMPIEZA A PROBAR ESTE MES DE ENERO con un patio escolar inclusivo

El colegio Moctezuma lanza un proyecto para la inserción laboral

El centro es el ‘laboratorio’ donde probar las propuestas emprendedoras. La iniciativa es pionera en España e implica a toda la comunidad educativa

 

Edgardo Juárez y Adolfo Chautón, miembros del proyecto Civil School del colegio Moctezuma. - FRANCIS VILLEGAS

CARMEN HERNÁNDEZ MANCHA
09/01/2018

El colegio como motor de emprendimiento. Así al menos lo considera un grupo de madres y padres del CEIP Moctezuma de Cáceres que se han unido para promover iniciativas emprendedoras entre los miembros de la comunidad educativa que están en desempleo. Este mes de enero van a probar la primera de ellas y lo harán en el propio colegio, que sirve como «laboratorio» donde «testar», en palabras de Adolfo Chautón, miembro del AMPA Moctezuma y coordinador del programa, las iniciativas que se han estado diseñando en los primeros meses del curso escolar. El proyecto, pionero en España, se llama Civic School, «la idea es que el programa acompañe a las personas que buscan empleo o mejorar sus condiciones laborales en su propio emprendimiento y, como contraprestación, ellos generan un bien para la comunidad educativa, porque mejore la convivencia, el día a día del colegio, infraestructuras, etc.», explica Adolfo Chautón.

El primero de estos proyectos se va a materializar este mismo mes de enero y se centra en el patio del colegio. Pretende el diseño de dinámicas inclusivas y la transformación física del espacio. En este aspecto, el promotor es Edgardo Juárez, arquitecto natural de Honduras, que lleva año y medio en Cáceres y se encuentra en desempleo. Su hija es alumna del Moctezuma. A través de la bioconstrucción, ha diseñado «áreas de juegos y actividades con materiales que puedan ser manejados por niños con discapacidad para involucrarlos», cuenta Edgardo Juárez. Si sus diseños resultan exitosos, podrá incluirlos en su portafolio, para «dar a conocer lo que puedo hacer» añade y, a la vez, el Moctezuma gana un patio más integrador.

El centro trabaja expresamente en inclusión, ya que según Adolfo Chautón, «es un colegio con mucha diversidad cultural, étnica y socioeconómica, además tenemos un aula estable con niños con trastorno del espectro autista, entonces lo que buscamos son herramientas e infraestructuras que apoyen la educación inclusiva».

Por el momento, hay nueve personas involucradas en el proyecto Civic School, que cuentan con el apoyo de la dirección del centro. La secretaria del colegio es Inmaculada García, quien insiste en que «todos aportamos lo que podemos en beneficio de los niños», a quienes también se educa en el emprendimiento, ya que el Moctezuma está incluido en el programa Junior emprende de la Consejería de Educación. Para García, «la escuela no es sólo llegar y aprender unas materias, sino que te prepara para la vida».

El proyecto de transformación del patio es uno de los tres que se han trabajado en el primer cuatrimestre del curso y que empieza a funcionar este mes. Además, se quiere llevar a cabo uno sobre metodologías docentes para actuar sobre la diversidad y un tercero que pondrá en marcha una moneda social escolar, una manera de ir más allá del trueque, que pretende implicar a la comunidad educativa con el barrio donde está asentada.

Perfect Visions