+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AVANZA EL PROYECTO ‘LABORATORIO DE ARTE’, CON UN TALLER ABIERTO DE PINTURA

Los jóvenes dan color a Hernando de Soto

Este fin de semana toma forma el segundo gran mural de la calle, sometida a una rehabilitación artística

 

En pleno proceso 8 Miembros del colectivo Pekolejo y jóvenes voluntarios llevan a cabo el trabajo. - ANTONIO MARTÍN

Con un pincel en la mano derecha, la pintura en la izquierda y mucho entusiasmo, un grupo de jóvenes voluntarios se sumó ayer a la labor de transformación iniciada en la calle Hernando de Soto, que está dejando el lado oscuro para llenarse de luz y color. El proyecto ‘Laboratorio de arte’, pilotado desde el Instituto Municipal de Juventud y coordinado por la empresa Atakama. pretende revitalizar esta céntrica calle con grandes murales de arte urbano, nuevas luminarias y vegetación.

El primer gran mural de 20 x 7 metros, obra de Jonatan Carranza, ya está listo. Ayer, el colectivo Pekolejo daba forma a un segundo trabajo de 12 x 3 metros en las traseras del nº 34 de Camino Llano, mediante un taller abierto a jóvenes de 18 a 30 años, que continuará durante la jornada de hoy domingo. El contenido, común a todas las obras proyectadas en Hernando de Soto, se refiere a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que incluye la Agenda 2030.

«El mural tiene dos palabras solapadas, ‘futuro’ y ‘acción’, junto con un mapa mundi y flechas que simbolizan el reciclaje. Los jóvenes se sienten parte de este trabajo porque aprenden a valorar las horas y el esfuerzo que lleva un mural», explicó ayer Moisés Vargas, miembro de Pekolejo. Su compañera Penélope Moreno también coordinaba las actuaciones: «el resultado de lo que ya se ha hecho en Hernando de Soto es extraordinario, se aprecia un gran cambio en las zonas donde se ha intervenido. Los vecinos lo dicen, ahora quieren que se actúe en toda la calle», declaró sonriente.

Laura Clemente, de 14 años, se presentó voluntaria para ayudar: «Lo vi en el periódico y me apunté. La idea me parece genial, me encanta, si te paseas por la calle compruebas lo mucho que ha mejorado con estos trabajos». A su lado, Laura Calzada, de 18 años, también dedicaba su mañana y su creatividad al proyecto: «No está de más ayudar a mejorar las cosas. La calle ya parece otra».

Además de estos grandes murales, habrá un tercero de 3 x 30 metros encargado a la artista Isabel Flores, y una cuarta intervención por parte de los usuarios de Novaforma, que crearán un mosaico en cada una de las 17 columnas de la calle.