+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DENUNCIAN QUE LA SITUACIÓN VA A MÁS POR LA FALTA DE RESPETO DE LOS DUEÑOS QUE DE LOS CANES

Lejía a litros contra las heces caninas

Comerciantes y vecinos exigen que se ponga freno a los excrementos de los perros en Antonio Silva, hartos de tener que limpiarlos a diario. Pero no hay que generalizar: Pablo Rodríguez, cacereño y amante de los animales, da cuenta a este periódico de su civismo

 

Pablo y Curro 8 El buen ejemplo. - CEDIDA

Cartel 8 La queja. - ALBERTO MANZANO / ANTONIO MARTÍN

ALBERTO MANZANO
09/07/2019

Vecinos y comerciantes de la calle Antonio Silva de Cáceres han dicho «¡ya basta, se acabó!». Están hartos de que sus aceras huelan a orines y de encontrarse excrementos de perros a todas horas. Aseguran que esta problemática va a más, hasta el punto de verse obligados a limpiar ellos mismos los accesos a portales y establecimientos porque todos los días aparecen micciones y defecaciones de canes.

Son zonas habituales en las que, a primera hora de la mañana y al caer el sol, se puede ver a personas que pasean a sus animales de compañía. Muchos, la mayoría, recogen los excrementos de sus perros, pero hay otros que no lo hacen. «Lo curioso es que sabemos dónde viven. Muchas veces tengo la tentación de recoger las cacas de sus perros y llevárselas a las puertas de sus casas», afirma a este periódico un residente indignado.

En retirar los orines de las paredes de la fachada de su local gasta un comerciante cada semana más de cuatro litros de lejía. «El olor es horroroso y ahora con el calor del verano no solo se deja sentir en el ambiente, sino que acuden bichos. Se ha convertido en una práctica habitual. No tengo perro, pero con este panorama, menos ganas tengo», indica.

A juicio de otro vecino, ha llegado a tener algún encontronazo con los dueños de algunos perros que habían dejado sus excrementos en la calle. «A uno le dije que se había dejado las cacas de su perro y por poco me pega. Lo único que quiero es poder entrar en mi casa sin tener que ir saltando las mierdas que me han dejado porque hay personas incívicas».

Debido a esta situación han aparecido varios carteles en algunas esquinas de los edificios de la calle que, de forma anónima, muestran el malestar, no contra los animales, sino para denunciar el incivismo de sus dueños.

La Ordenanza Municipal Reguladora de la Tenencia y Circulación de Animales, del año 2002, contempla en su artículo 48 la no retirada de excrementos de la vía pública como infracción leve, con multas que van desde los 30 hasta los 300 euros.

La otra cara de la moneda / «Me cabrea mucho este tipo de comportamientos». Así define la situación el cacereño y amante de los animales Pablo Rodríguez. «Tenemos que ser dueños responsables, hay que recoger las heces que nuestros perros depositan en la vía pública; pero no solo eso, debemos respetar todas las normas de convivencia impuestas, aunque no nos guste, y tener canes educados capaces de convivir en sociedad». En este sentido, el dueño de Curro, un precioso Border Collie, recuerda que aquellos propietarios que no siguen las reglas de juego perjudican a todos los demás y provocan, a juicio de Rodríguez, «que a nuestros animales no les permitan acompañarnos cada vez a más sitios».

   
3 Comentarios
03

Por Viriato 15:54 - 09.07.2019

Super bobo. Estarás orgulloso del nombrecito que tienes. Un tio que se autodenomina super es un retrasado mental.

02

Por SUPER MARIO 10:13 - 09.07.2019

Viri:aflojate un poco la boina y habla bien,que no cuesta un huevo y quedas cojonudamente.

01

Por Pericon 8:12 - 09.07.2019

Y la cuerda sigue tensándose. Los vecinos estamos hartos de este problema que crece sin remedio y no se pone solución. Como bien dice el vecino el problema no es sólo las heces, también los orines. Y es que hay calles que son "rutas" de los dueños para que sus perros hagan sus cosas, y donde orina un perro, orinan otros 10 más y los perros no orinan sólo por necesidad, también por marcar territorio, así que un chorrito aquí, otros 10 encima, otro chorrito allí, otros 10 encima. A mí me encantan los animales, y los perros de mis animales favoritos, pero ya está bien con el incivismo de los dueños tanto con las heces como con los orines. ¿A que les enseñan para no orinar en su propia casa o en el portal de la misma? Pues tampoco los demás queremos orines en nuestros portales y fachadas. Ya está bien.