+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sobre la mina

 

Apenas se anunció la intención de una empresa de extraer litio de las faldas de la Montaña se creó una plataforma contraria al proyecto que ha sabido organizarse y publicitar su postura legítimamente. Gracias a ellos muchos cacereños se han enterado de la riqueza ambiental que se esconde en un paraje que no deja de estar en boca de los catovis pero del que desconocían casi todo. Como en todos estos casos hay gentes más radicales y menos dogmáticos y parece que han pasado de la negativa a dialogar con la empresa a requerirles información más detallada para estudiarla y pronunciarse sobre ella.

No se trata de una rendición ni una vuelta atrás sino de una postura lógica y positiva para los cacereños pues si bien la plataforma ya ha difundido razones más que considerables sobre los perjuicios que ocasionaría la mina no está de más que estudien con detenimiento las razones de la otra parte. Una postura que contrasta con la de los partidos políticos que, cerrilmente, se niegan incluso a dialogar con la empresa. No se puede entender la postura del alcalde ni la de Monago, que de estas cosas deben saber lo mismo que yo: nada, y por eso necesitamos la información de todas las partes. Ahora bien, la difusión que han alcanzado con sus diferentes actuaciones no debe llevarnos a engaño y pensar que todos los cacereños están en contra de la mina pues en las conversaciones privadas son muchos los que se manifiestan a favor exigiendo, eso sí, aminorar hasta el extremo los perjuicios y multiplicar los beneficios. Sin embargo, como en tantas otras cosas, muy pocos, por decir alguno, han salido a defender su postura públicamente y desde luego han sido incapaces de crear una plataforma y difundir su postura.

Si, como aseguran, hay razones suficientes para defender la extracción no se entiende que no hagan los esfuerzos necesarios para conseguir la autorización necesaria aunque, como es costumbre por aquí, teman más las insidias y acusaciones de connivencia con «los australianos» que tanto se repiten en algunas redes.

*Profesor

   
9 Comentarios
09

Por Marcelo1980 18:12 - 20.10.2019

Jota Jili, creo que te están llamando talibán. Yo no lo comparto. Creo que es algo peor, eres un tipo con carácter estalinista, porque no se puede entender de otra manera tu ataque al articulista. Si pudieras, lo mandabas a Siberia. Menos mal que no eres nadie.

08

Por Cartesius 17:34 - 20.10.2019

Algunos no saben leer pero si insultar. El artículo pide información de ambas partes y eso a los talibanes les parece criminal. El dogmatismo de los anti mina es sospechoso de ignorancia. Es un crimen dialogar y pedir minimizar los perjuicios y multiplicar los beneficios? Menos mal que algunos anti son más sensatos.

07

Por Sam McCloud 14:34 - 20.10.2019

¡Viva la mina!

06

Por Biomundi 14:18 - 20.10.2019

No a la mina. Las razones sobran. Y el que no quiera verlas o es un iletrado funcional o esconde algo.

05

Por Jota Jota 11:53 - 20.10.2019

Veo que la tremenda operación de marketing y publicidad de los mineros australianos sigue su curso inexorable. Véase como ejemplo el vergonzoso artículo de este quintacolumnista blanqueando a la multinacional criminal y sus supuestas bondades para la ciudad, que no es capaz de enumerar porque o sencillamente no existen o son ridículos. Qué más podríamos esperar del autor de un libro titulado "Nadie más Catovi que yo", aún siendo natural de Tornavacas.

04

Por Sam McCloud 11:12 - 20.10.2019

SI a la mina.

03

Por pagafiestas 10:42 - 20.10.2019

"si bien la plataforma ya ha difundido razones más que considerables sobre los perjuicios que ocasionaría la mina no está de más que estudien con detenimiento las razones de la otra parte". Sibilino argumento el de este columnista. La rotundidad de la primera parte de esta referencia, basada en estudios existentes, contraste con la experiencia de otras minas semejantes, y, sobre todo, la proximidad al casco urbano de la explotación, dejan sin argumento lo que propone en la segunda parte; pero se han estudiado también, y consisten en extraer un mineral a cielo abierto, la forma más agresiva para el medioambiente y para el entorno, dejando unos daños ecológicos y paisajísticos irreparables por mucho que se hable de medidas de reposición al estado anterior. Para los australianos, todo esto de las medidas correctoras es accesorio, un grano en el culo para ellos, que tratarán de reducir al mínimo posible, se llevarán muchos cientos de millones de euros en beneficios y nos dejarán aquí la miseria de sus destrozos a perpetuidad; pasen por Aznalcollar o Río Tinto, donde a buen seguro también contemplaban sus proyectos medidas regeneradoras. Me inquieta la postura del autor delartículo, que asta ahora tenía por muy sensato.

02

Por Marcelo1980 9:14 - 20.10.2019

Es muy fácil torpedear la implantación de la mina con la misma banda en las 3 administraciones. Pero ni se puede, y lo peor es que ni se quiere. Veréis a Salaya recular, porque como dijo alguien, yo no soy un río y puedo dar la vuelta si quiero. Y será entonces cuando os deis cuenta de la catadura moral de la gente que nos gobierna. Ya visteis darse la vuelta a la banda de Monago del Si al No, y será mucho mas espectacular cuando se den la vuelta algunos del No al Si, o como mínimo al silencio.

01

Por tony manero 8:28 - 20.10.2019

Ya lo predije hace tiempo. Habrá mina. Guillermo Fernández Vara quiere la mina y habrá mina a través de Madrid. Ciudadanos quiere mina y el transfuga de VOX quiere mina. Salaya dirá que el no quería, pero se la comerá. También dije que desde los medios de comunicación se iría, muy sutilmente, blanqueando la mina. Los distintos paniaguados y personajillos varios irían poquito a poquito diciendo que "habrá que escucharles" y así con todas estas cosas, y el dinero que invertirá la mina en comprar voluntades, seremos el único caso en el mundo que tiene una mina así en pleno casco urbano y en el pulmón de la ciudad. Y los tontitos que no han cobrado por cantar los beneficios de la mina, cuando vean que siguen sin ser ricos, caerán en la cuenta de lo que otros antes ya sabíamos, son tontos.