+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La policía detiene a un preso cuando intentaba meter droga en la cárcel

Llevaba las sustancias escondidas dentro de su organismo

 

Torreta del centro penitenciario de Cáceres. - EL PERIODICO

REDACCIÓN
10/08/2018

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un preso cuando a la vuelta de un permiso intentaba introducir droga en el centro penitenciario de Cáceres, escondida en su organismo, para venderla posteriormente al resto de reclusos. La investigación comenzó hace varias semanas, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la posibilidad de que un interno del centro penitenciario de Cáceres «pudiera estar aprovechando los permisos carcelarios para ocultar en su organismo sustancias estupefacientes con la intención de introducirlas en dicho centro y proceder a su distribución entre los reclusos».

La Brigada Provincial de Policía Judicial de la localidad se hizo cargo de la investigación, en la que lograron la plena identificación de este hombre, un interno del centro penitenciario de Cáceres que fue sometido a «vigilancias discretas» durante uno de sus últimos permisos.

Así, en la tarde del lunes 6 de agosto, los agentes interceptaron al investigado en la puerta del centro penitenciario de Cáceres, donde lo sometieron a un cacheo de seguridad, momento en el que «de forma voluntaria les manifestó portar en su organismo diferentes sustancias estupefacientes».

MANIFESTACIONES / Ante estas manifestaciones, los agentes trasladaron al interno hasta el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres para que el personal médico extrajera la sustancia estupefaciente que pudiera haber en el interior de su cuerpo, que fueron en total 10 bellotas de hachís con un peso de 100 gramos, así como varios envoltorios con 5,41 gramos de heroína y 3 gramos de cocaína.

Tras comprobar los servicios médicos del hospital que ya había sido expulsada todas las sustancias y que por lo tanto se encontraba fuera de peligro, los investigadores procedieron a su inmediata detención como presunto autor de un delito contra la salud pública.

Calcula la Policía Nacional que el valor de la sustancia intervenida podría haber alcanzado en el mercado ilícito más de 1.000 euros, si bien, «este valor se multiplicaría por tres si se distribuyera en el interior del centro penitenciario», señala.

El detenido es un varón de 46 años de edad fue trasladado hasta dependencias policiales para la tramitación de las correspondientes diligencias, tras las cuales fue puesto a disposición judicial.