+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

en libreríasnovedades

Los 80 años de la casa madre

 

14/01/2020

Que Hulk fue de color gris antes de verde, que durante la segunda guerra mundial en una historieta Thor aceptaba un encargo del mismísimo Hitler para matar a Stalin, o cómo en 1940 Stan Lee entró de chico de los recados en la empresa del marido de su prima, Timely Publications, precursora de Marvel, donde dos años después ya era editor jefe, son algunas de las curiosidades que salpican Marvel ¡Qué hermosa eres! (Minotauro), un librito que sigue la desenfadada y algo irreverente fórmula que el monologuista y actor Arturo González-Campos, codirector del podcast Todopoderosos, ya desplegó en Batman mola más que tú.

El libro coincide en las librerías con una novedad que Panini ha lanzado recordando los 80 años de la editorial estadounidense, la serie enciclopédica en cómic Historia del Universo Marvel, de Mark Waid y Javier Rodríguez, cuyos dos títulos de seis ya están disponibles.

González-Campos no deja de reivindicar que los superhéroes no son cosa de niños ni baja cultura. «Entre peleas y superpoderes hay historias duras y adultas y lo que nos emociona es la personalidad y la parte humana de los personajes. ¿Ejemplos? cómo Tony Stark [Iron Man] cae en el alcoholismo y la pobreza, cómo Lobezno reflexiona sobre la vejez o cómo Spiderman protagoniza un cómic sobre drogas porque Stan Lee cree que los niños deben leerlo. Y para ello se atreve a quitar el sello Comics Code que decía que eran contenidos para adultos», explica.

personajes de cine

Entre otras curiosidades, el autor, que recorre en el libro personajes y el universo cinematográfico, recuerda la que se armó con la portada del Capitán América nº 1, de 1941, donde lanza un puñetazo a Adolf Hitler. «Se ha dicho que esa portada vendió un millón de cómics, que fue un hito, pero poco se sabe sobre que la editorial recibió millones de cartas en contra de gente indignada». Y es que, añade González Campos, «Estados Unidos tenía todavía una actitud ambigua respecto al líder nazi».