+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Alberto San Juan y Willy Toledo: "Si Albert Rivera se sonara con la bandera, sería más creíble"

La pareja de artistas estrenan 'El Rey', adaptación de la obra teatral que cuestiona el papel de Juan Carlos I en la Transición

 

Alberto San Juan y Willy Toledo, en la presentación de El Rey en el Festival de Sevilla - FESTIVAL DE SEVILLA

NANDO SALVÀ
05/12/2018

Su nueva película se llama 'El Rey'. Ambos la protagonizan junto a Luis Bermejo y nadie más, aunque por la pantalla aparecen más de una docena de personajes; San Juan asimismo la codirige, junto a Valentín Álvarez, basándose en el montaje teatral que pasaron dos años representando en Madrid. En ella, sobre un escenario diáfano, diseccionan con humor bufo la figura de Juan Carlos I: recién destronado, el monarca es visitado por sucesivos fantasmas del pasado que le preguntan, entre otras cosas, si conocía de antemano los planes del 23-F, si se enriquecía a costa del petróleo saudí importado por España o si contribuyó a que las familias más poderosas del franquismo mantuvieran su poder en la democracia.

En un momento de 'El Rey', Adolfo Suárez dice: “Sin monarquía no hay democracia”. En realidad, toda la película parece refutar esa afirmación.


A.S.J.: Es que, en lugar de traer la democracia, la coronación de Juan Carlos sirvió para contenerla, y para limitar las grandes aspiraciones democráticas surgidas de los movimientos populares antifranquistas que se desarrollaron durante los 60.

W.T.: En España, los grandes patrimonios están vinculados al franquismo, y fue la monarquía la que legitimó que sus privilegios se mantuvieran durante la Transición. Y esas élites son las que nos siguen desahuciando y explotando. Además, sobre la democracia se nos ha hecho creer lo que a ellos les ha interesado. Hemos dejado que todos los sátrapas y los asesinos murieran en la cama.

Sea como sea, la versión del emérito que aparece en la película está lejos de ser una parodia. ¿Se esforzaron por tratarlo con respeto?


A.S.J.: Nuestro trato mucho más respetuoso que el que ha recibido del sistema. Cuando ha dejado de serles útil le han dado la patada, y hoy no saben qué hacer con él. Ni siquiera le permitieron asistir a la coronación de su hijo. Para un hombre acostumbrado a las reverencias, tiene que ser duro.
W.T.: Yo creo que hemos sido demasiado amables con él. Sospecho que el pasado no lo atormenta del modo que la película imagina.

 

¿Creen ustedes que viviremos el fin de la monarquía?


A.S.J.: Hay expertos que le dan como mucho ocho años de vida. Jaime Peñafiel asegura que Leonor nunca reinará. Y parece obvio que el ciclo político que empezó con la Constitución de 1978 está muerto, a pesar de que siga respirando agónicamente.

'El Rey' se estrena coincidiendo con el 40ª aniversario de la Constitución. ¿Cuánto tiempo seguirá tal como está?


A.S.J.: Lo importante no es cuándo la cambiarán sino cómo lo harán. Los partidos pretenden reformarla a su manera, sin contar con la participación ciudadana. Ya sucedió lo mismo con el texto original, que fue redactado mayormente por franquistas. Es necesario impulsar un proceso abierto a toda la sociedad.

¿Nunca han temido que alguien los llevara a los tribunales por el contenido de 'El Rey'?


A.S.J.: Antes de rodar la película hablé con un abogado, y él me dijo: "En el guion no hay nada que constituya delito". Por otra parte, últimamente en este país te pueden demandar por cualquier motivo.
W.T.: Yo estoy dispuesto a asumir cualquier medida que los borbones decidan tomar contra mí.

¿Son conscientes de cuánto se ha visto su carrera actoral afectada por su militancia política?


A.S.J.: Yo no creo haber tenido que renunciar a nada. Nunca había trabajado tanto ni disfrutado tanto como ahora. Vivimos un momento precioso, en el que una parte importante de la sociedad queremos tomar las riendas de nuestra propia historia, y poner sobre la mesa todas las mentiras que las élites nos han estado contando. Ahora bien, a veces me inquieta verme a mí mismo hablando tanto frente a los micrófonos. Nada de lo que pienso es tan relevante.
W.T.: Yo he sido vetado, directamente. Me han quitado el derecho a trabajar en España. En serio, hace cinco años que no puedo actuar en la televisión o en el cine. Es evidente que soy víctima de una caza de brujas. En este país solo los ladrones y los trepas llegan a algún lado; si eres crítico y actúas según tus principios, te tienes que joder.

 

¿Qué opinan de lo sucedido recientemente con Dani Mateo?


W.T.: Está claro que los grandes capitales y quienes los protegen desde las instituciones han encontrado en el independentismo catalán la excusa para frenar la caída del régimen. Utilizan la defensa de la unidad nacional para desviar la atención de la desigualdad social. Alguien se suena los mocos con un trozo de tela y queremos matarlo, pero dejamos que los banqueros nos roben. Es de locos.
A.S.J.: Yo me creería a Albert Rivera mucho más si se sonara los mocos con la bandera. Aunque eso es mucho pedir.

¿Y del auge de la extrema derecha?


A.S.J.: No hay otro partido tan antipatriota como Vox, PP y Ciudadanos. Se dedican a culpabilizar a los inmigrantes por todo pero, cuando una mujer se suicida porque la van a echar de su casa, no es culpa de ellos. Todos sabemos quién la tiene.