+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA ALEGRÍA DEL EQUIPO EXTREMEÑO DE LA LIGA FEMENINA DIA

La esperanza insospechada

El Nissan Al-Qázeres se frota los ojos ante la posibilidad de meterse en los ‘playoffs’: necesita ganar al Ensino y que pierdan o bien el Araski o bien el Mann Filter, que tienen partidos complicados

 

Piña al final 8 Las jugadoras del Al-Qázeres festejan el triunfo. - CB AL-QÁZERES

Javier Ortiz Javier Ortiz
01/04/2019

Hace apenas diez días, cuando el Nissan Al-Qázeres Extremadura perdió en casa frente al Quesos El Pastor Zamora, su entrenador soltó una frase seguramente precipitada: «No vamos a jugar los ‘playoffs’. Es más fácil que nos toque la lotería». Ángel Fernández seguro que está feliz de que el domingo que viene quizás se descubra que estaba muy equivocado. Su equipo llegará a la última jornada de la Liga Femenina Dia con muchas insospechadas opciones de entrar entre los ocho primeros.

La agónica victoria en la cancha del Araski el pasado sábado (71-73 en la prórroga y después de dos desenlaces como mínimo estrambóticos) y el resto de resultados del día ha cambiado bastante el panorama. El Al-Qázeres no depende de sí mismo, pero casi: tiene que ganar en el Serrano Macayo a un rival que lleva siete derrotas consecutivas y que no se juega nada, el Ensino, y esperar al menos una derrota de sus dos rivales directos, el Mann Filter y el propio Araski. Tanto mañas como vascas tienen citas complicadas, enfrentándose respectivamente al Gernika en casa y al Cadí La Seu fuera. Son el cuarto y el tercero de la clasificación y no es nada descabellada la combinación, lo que ha hecho que las expectativas en el seno del club vuelvan a reverdecer. Sería su primera clasificación para el ‘playoff’ en la historia.

«Vamos a mantener la ilusión hasta la última jornada», comentó Ángel Fernández sobre la pista de Mendizorroza, donde sus jugadoras improvisaban un baile, el ‘Tiki tiki’, a modo de celebración. Había pasado más de mes y medio desde la última victoria. «Ahora debemos tener más prudencia y humildad que nunca», remarcó Fernández.