+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Oblak para, Griezmann marca, el Atlético gana

 

EFE MADRID
14/04/2019

ATLÉTICO 2

CELTA 0

3Goles: 1-0, minuto 42: Griezmann. 2-0, minuto 75: Morata.

3Árbitro: De Burgos Bengoetxea (C. Vasco). Amonestó a los locales Juanfran y Griezmann y a los visitantes Boudebouz y Lucas Olaza.

3Estadio: Wanda Metropolitano.

3Espectadores: 55.269.

3Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Toni Moya, Montero, Filipe (Arias, m. 72); Koke, Rodrigo, Saúl, Vitolo (Morata, m. 62); Griezmann (Mollejo, m. 91) y Correa.

3Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Lucas Olaza; Emre Mor (Sisto, m. 66), Okay Yokuslu (Fran Beltrán, m. 84), Lobotka; Boufal (Jensen, m. 85), Maxi Gómez y Boudebouz.

Tres paradas de Jan Oblak y un golazo de Antoine Griezmann, de falta directa, en una secuencia repetitiva por ese orden y por enésima vez en los últimos tiempos, lideraron otro triunfo del Atlético de Madrid, sentenciado por Álvaro Morata, frente al Celta, frustrado por dos jugadores incontestables (2-0).

No hay Liga desde hace una semana, por mucho que el Barcelona perdiera dos puntos en Huesca unas horas antes, pero sí hay segundo puesto para el Atlético, que insiste en una posición que, conforme ha avanzado la era Simeone, no sabe a mucho, porque las pretensiones son las máximas, pero que no hace mucho era un éxito incuestionable.

En eso está el conjunto rojiblanco, mientras recae en el número de bajas –seis– y mientras divisa el siguiente proyecto, en el que hay dos piezas esenciales, que necesita sí o sí y cuyo valor es incalculable: el portero Oblak y el delantero Griezmann. El primero sostuvo el 0-0 y desató el triunfo que inició el segundo, con un potente y fenomenal lanzamiento de falta directa.

Todo empezó en el guardameta, con una doble parada descomunal que levantó al público. En el 18, cuando un activo Atlético había amagado unas cuantas veces sobre la portería rival, el Celta planteó su primer ataque. Al contragolpe. Al primer remate, de Maxi Gómez, Oblak surgió con una mano magnífica; al segundo, de media chilena, voló para desviar a córner.