+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

entrenadores

«Se ha abusado mucho del fútbol directo», asegura Julio Cobos

 

04/03/2019

El técnico del Villanovense, Julio Cobos, reconoció que en el partido no se vio mucho fútbol ni ocasiones, pero que es normal por lo que se jugaban ambos. «Se ha visto a dos equipos, sobre todo a nosotros por estar abajo, con mucha necesidad». Reconoció que por momentos al equipo se le vio con la presión de tener que ganar y salir de la zona de abajo, pero el planteamiento no salió como esperaban. «Intentas no equivocarte y aprovechar la equivocación del equipo contrario». Afirmó que no se ha hecho buen fútbol, sobre todo en la primera mitad, y que en los minutos finales del partido se buscó un juego más directo. «Se ha abusado mucho del fútbol directo y es porque cuando las cosas no salen como tú quieres, el futbolista intenta hacer las cosas fáciles». De ahí que al final se optase por dos delanteros. «Hemos intentado que hubiera dos puntas, pero no ha sido suficiente». Sobre la alineación de inicio de Alí y Pajuelo en el centro del campo, Cobos lo justificó con la idea de dar seguridad. «Hemos metido músculo y se he hecho un buen partido y después le hemos dado una vuelta». Afirmó que los once partidos que quedan son finales, tanto contra los rivales directos como cuando jueguen contra los de arriba.

Por su parte, el entrenador del Linense, Jordi Roger, aseguró que el partido fue «duro y difícil», lo que se esperaban antes del choque. No le sorprendió que fuera de pocas ocasiones y llegadas. «Somos equipos a los que nos cuesta pisar área». En su opinión ellos tuvieron cuatro ocasiones claras por una de su rival. «Al final es un punto, porque cuesta ganar en esta categoría». A pesar de no ganar, se mostró satisfecho con la labor de su equipo en Villanueva de la Serena, aunque cree que les faltó acierto en el último pase. «Me voy contento con la actitud del equipo, sabíamos que iba a ser un partido duro».