+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La guerra comercial entre potencias

Los aranceles de EEUU se ceban en el vino y el aceite españoles

Las nuevas cargas afectan también de forma especial a Francia, Alemania y Reino Unido. El sector agroalimentario nacional exporta al país productos por valor de unos 1.000 millones de €

 

Trabajos de vendimia de este mes de septiembre. - XAVI MOLINER

SARA LEDO
04/10/2019

Una nueva guerra comercial abierta por Donald Trump tiene, esta vez, en su diana a España. El presidente estadounidense ha anunciado una subida inmediata de aranceles (18 de octubre) sobre diversos productos que incidirá directamente sobre un volumen de exportaciones españolas por valor 1.000 millones de euros, según apuntó ayer la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

El Gobierno de EEUU anunció ayer que impondría aranceles a la Unión Europea (UE) para compensar las ayudas que algunos gobiernos dieron a Airbus (y, por tanto, perjudicaron a Boeing), tras recibir el visto bueno de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Y España está, junto a Francia, Alemania y Reino Unido, entre los cuatro países que sentirán el mayor «peso» de los gravámenes, según informó el jefe de Comercio Exterior de EEUU, Robert Lighthizer.

El motivo es que estos cuatro países conforman el consorcio Airbus, y Washington considera que son los «responsables de los subsidios ilegales» de la Unión Europea a esta empresa. La Oficina de Comercio Exterior distribuyó una lista con 300 productos importados en la que se establece un gravamen del 10% para componentes de aviación civil y del 25% para toda una serie de productos agrícolas.

Entre estos últimos, se incluyen el queso fresco, las aceitunas, el aceite de oliva, productos porcinos, el vino (sin gas, con menos de 14% de alcohol y de menos de 2 litros) y los licores de origen español. Además, de los yogures, la mantequilla, las cerezas y los melocotones de la mayoría de los países de la Unión Europea (incluido España), así como otros muchos productos como, por ejemplo, los berberechos o las navajas en conserva.

«Son productos muy valorados por el consumidor estadounidense, por lo que esperamos que el efecto de los aranceles no retraiga la buena marcha de nuestras exportaciones a EEUU», explicó la secretaria de Estado de Comercio. En concreto, en el caso del aceite de oliva, en los últimos siete meses han crecido las ventas al país norteamericano en un 40%.

En total, en el 2018, España exportó a EEUU productos por valor de 12.791,1 millones de euros (un 2,6% más que un año antes). Y, aunque las principales mercancías que España le vendió fueron aceites refinados de petróleo (1.512 millones), automóviles de turismo (622 millones) y antisueros y sangre (515 millones), también el aceite de oliva (405 millones) y el vino (299 millones) tuvieron amplia presencia en las exportaciones, en cuarto y quinto lugar.

Desde el Gobierno, la secretaria de Estado de Comercio calificó la decisión del Ejecutivo estadounidense de «desafortunada» y lamentó que «quiera tomar esta decisión de forma inmediata». No obstante, Méndez abogó por «seguir negociando» para buscar una solución, aunque también añadió que en ningún momento ha habido voluntad por parte de Estados Unidos: «Se han hecho diferentes ofertas pero ellos han reiterado su decisión de aplicar los aranceles de forma inmediata», explicó a los periodistas.

LOS AFECTADOS / Si se lleva a cabo la aplicación de estos aranceles afectaría a cerca de 1.200 las empresas españolas. La organización agraria COAG ha estimado que la subida de los aranceles al aceite, aceituna, vino y quesos de la Unión Europea tendría un gran impacto sobre 970 millones en exportaciones agrícolas.

«Resulta totalmente injusto y desproporcionado que, una vez más, el sector agrario sea el pagano de una guerra comercial de la Unión Europea que no tiene nada que ver con el campo español», criticó el secretario general de COAG, Miguel Blanco. Tanto COAG como la entidad agraria UPA y la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) reclamaron a las autoridades comunitarias y a España que protejan sus intereses con una solución inmediata.

No obstante, la profesora de investigación de mercados en EAE Business School, Mª Angeles Ruiz Ezpeleta, advierte que más allá de anuncios, la administración Trump todavía tiene que materializar esta decisión.