+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Crisis sanitaria

Johnson echa mano del plan de inversiones previo a la pandemia para salir de la crisis del coronavirus

La oposición laborista asegura que es "previamente conocido" e insuficiente

 

El primer ministro británico, Boris Johnson, en la presentación del plan económico en Dudley (Inglaterra). - PAUL ELLIS (AP)

BEGOÑA ARCE
30/06/2020

El primer ministro británico Boris Johnson promete acelerar la inversión de 5.000 millones de libras (5.400 millones de euros), un dinero ya anunciado antes de la epidemia, en proyectos de infraestructuras para potenciar la recuperación económica tras el coronavirus. "Construir, construir, construir", anunció el primer ministro, en lo que presentó al país, como un "nuevo pacto", en su primer discurso sobre la reconstrucción tras el covid-19, pronunciado en la escuela de tecnología de la ciudad de Dudley.

El plan incluye proyectos de carreteras, viviendas, reforma de hospitales, reparación de escuelas, mejora de transportes y comunicaciones. Son propósitos que ya figuraban en el programa electoral de Johnson antes de la epidemia. Ahora asegura que se aprovechará la oportunidad de esta crisis para atender a las partes más necesitadas del país y subsanar deficiencias de décadas.

"Este Gobierno está decidido a utilizar esta crisis para atajar finalmente los grandes desafíos sin resolver de las últimas tres décadas. Construir viviendas, reparar la NHS (sanidad pública), solucionar la asistencia social, atajar la falta de preparación laboral", explicó. Un plan para "reconstruir más rápido y más verde", con la plantación de 75.000 nuevos árboles al año y ayuda a proyectos locales de conservación que deberían crear 3.000 empleos.

Comparación con Roosevelt

El Gobierno necesita "actuar rápido" para evitar la perdida de empleos y al mismo tiempo "elevar la economía", señaló Johnson, en un mensaje que quiso tener el tono esperanzador y optimista, en la línea habitual. El primer ministro equiparó su plan al New Deal, lanzado con el presidente americano Franklin Delano Roosevelt, para sacar a Estados Unidos de la Gran Depresión en que se hallaba en los años treinta.

Las obras de reconstrucción propuestas por Johnson son, sin embargo, minúsculas en comparación con los megaproyectos de Roosevelt. En otoño, el jefe de los conservadores ya se comprometió durante la campaña electoral a bombear millones de libras en los servicios públicos para mejorar la situación de las zonas más desfavorecidas del norte de Inglaterra y retener con a los simpatizantes laboristas, que por primera vez habían votado conservador.

Ni nuevo, ni pacto

El actual líder laborista, Keir Starmer, considera lo propuesto por Johnson insuficiente y previamente conocido. "El primer ministro promete un nuevo pacto, pero ni es nuevo, ni es un pacto. Nos enfrentamos a una crisis económica que es la más grande en una generación y la recuperación necesita más que todo eso", dijo Starmer para añadir: "No es suficiente".

La tarea de revitalización de la economía británica se anuncia gigantesca. El Producto Interior Bruto (PIB) registró en el primer trimestre del año su mayor caída desde 1979, con un descenso del 2,2%, dos décimas más que lo estimado. De acuerdo con los datos desvelados el martes por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), la contracción afectó a todos los sectores económicos. Ese primer trimestre sólo recoge además una semana de confinamiento. El Fondo Monetario Internacional prevé un hundimiento sin precedentes del 10% para el presente año.