+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

NUEVOS FOCOS

La ola de incendios en Australia gana virulencia

Más de 3.000 bomberos trabajan contra 69 incendios en Nueva Gales del Sur

 

Un bombero voluntario de Nueva Gales del Sur intenta apagar las llamas en Bell, al este de Australia, este domingo. - Foto: Paul Miller | AP

EL PERIÓDICO / Sidney
23/10/2013

La oleada de incendios en el estado australiano de Nueva Gales del Sur se ha agravado con la aparición de nuevos focos y la expansión de las llamas en la zona de Blue Mountains, la más afectada, avivadas por el viento.

Más de 3.000 bomberos y 367 camiones cisternas trabajan en Nueva Gales del Sur contra unos 69 incendios activos, de los cuales 29 de ellos arden sin control, aunque este número varía constantemente.

"La actividad va en aumento a través de varias zonas en llamas en todo Blue Mountains", dijo el comisionado del Servicio Rural de Bomberos, Shane Fitzsimmons.

"Los fuertes vientos están complicando mucho las cosas a los bomberos, a los hidroaviones y están aumentando la intensidad del fuego", añadió el comisionado.

Frente de 100 kilómetros
Los bomberos declararon la máxima alerta en la localidades de Minmi y Gateshead, al oeste y sur de Newcastle, donde la mañana del miércoles se declaró un nuevo fuego a unos 162 kilómetros al norte de Sídney.

También ha sido declarada la alerta en Springwood, la localidad de Blue Mountains donde la semana pasada quedaron calcinadas más de 200 casas, y en la que el viento han comenzado a esparcir las brasas.

Las autoridades aconsejaron a los vecinos de Blue Mountains que no estén preparados para defender sus casas del fuego que abandonaran esta mañana la zona, y a los que se queden que vigilen las brasas y sigan las indicaciones de los bomberos.

Varios vecinos de Springwood alertaron en medios locales que el fuego se encuentra a unos 200 metros de una de las casas de una calle de la localidad.

En Minmi, donde se ha evacuado la escuela, los bomberos trabajan para evitar que un fuego que se ha declarado hoy se acerque a la carretera M1, que une a las ciudades de Sídney y Brisbane.

Los bomberos se prepararon desde ayer "para lo peor" ante los pronósticos de viento de hasta cien kilómetros por hora en la regiones de Gran Sídney y Blue Mountains donde, además del de Springwood, arden otros fuegos en Mount York, cerca de Blackheath y Mount Victoria; y el de State Mine, cerca Lithgow.

Más de un centenar de residentes en Blue Mountains ya han comenzado a huir de sus casas ante el peligro de incendio a los refugios que ha establecido el gobierno estatal.

Al mismo tiempo, los bomberos luchan contra otro gran frente en Balmoral, en la región de Southern Highlands, a unos 100 kilómetros al suroeste de Sídney.

Hasta el momento 120.000 hectáreas han sido arrasadas o están en llamas en Nueva Gales del Sur, donde fue declarado el estado de emergencia el domingo pasado.

Esta crisis de incendios, que comenzó hace siete días, es la peor en 45 años en la región donde, además de los daños materiales, un hombre de 63 años murió de un infarto tratando de proteger su casa cerca de Lake Munmorah, a 124 kilómetros al norte de Sídney.

Los daños provisionales de los incendios superan los 110 millones de dólares (80 millones de euros), según cifras provisionales divulgadas hoy por el Consejo de Aseguradoras de Australia.