+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

UNA LACRA SOCIAL

El presidente de Perú reafirma la lucha contra la corrupción "caiga quien caiga"

Martín Vizcarra asegura que su Gobierno no permitirá actos ilegales y advierte de que los perseguirá e investigará sin importar el cargo público que ostenten los funcionarios

 

El presidente de Perú, Martín Vizcarra en mensaje a la nación. - AP / ANDRES VALLE

EL PERIÓDICO
29/11/2019

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, reafirmó su lucha contra la corrupción "caiga quien caiga", tras la detención del que fuera su primer ministro César Villanueva por presunto tráfico de influencias.

El mandatario peruano acudió a la Conferencia Anual de Empresarios (CADE), en la ciudad de Paracas, donde los hombres de negocios del país discutían sobre las condiciones para acceder a "una economía social de mercado para todos".

Esta semana se conocieron las aportaciones irregulares de los mayores conglomerados empresariales de Perú a la campaña electoral de la opositora Keiko Fujimori en 2011, investigada por lavado de activos, así como la detención de Villanueva, que fue primer ministro de Vizcarra entre 2018 y 2019.

No hay intocables

"Nos piden que nos pronunciemos ante los últimos sucesos, pero ¿queda algo en duda? Lo dijimos muchas veces, y lo repito hoy: La lucha contra la corrupción es un eje fundamental para este gobierno, y esa lucha es caiga quien caiga, así sea un alto exfuncionario de este gobierno", remarcó Vizcarra.

El jefe de Estado agregó que "si hay denuncias de hechos de corrupción en cualquiera de los poderes del Estado o en el sector privado, estas deben ser investigadas a fondo, sin blindajes (protección) y sin distinciones, porque esa es la única manera de que una democracia sólida funcione".

Villanueva fue detenido el martes pasado por un presunto tráfico de influencias al aparentemente haber contactado a dos fiscales inmersos en las investigaciones contra él por un supuesto soborno de la constructora brasileña Odebrecht en 2008, cuando era gobernador de la región amazónica de San Martín.

El político ejerció de primer ministro desde marzo de 2018 a abril de 2019, durante el primer Consejo de Ministros nombrado por Vizcarra, quien desde el principio de su mandato declaró la guerra abierta a la corrupción.

La corrupción obstruye todo

El mandatario expresó que "el lema del CADE, en esta oportunidad, es 'una economía social de mercado para todos', pero no debemos perder de vista que la corrupción se ha convertido hoy en el mayor obstáculo para lograrla y que la corrupción afecta sobre todo a los más pobres".

"Que quede claro, el Perú no podrá crecer de manera sostenida si tiene instituciones débiles y corruptas", insistió. Vizcarra también se dirigió a los empresarios reunidos para decirles que las revelaciones de los últimos días "han mostrado a las claras el tipo de vínculo que ha existido durante décadas entre la política y las empresas", en relación con las aportaciones irregulares a la campaña de Fujimori y otros candidatos presidenciales.

"No tapemos el sol con un dedo y entendamos de una vez por todas que no se ha actuado de la manera correcta. No podemos mercantilizar la política si se pretende desarrollar una verdadera economía de mercado para todos", añadió.

Pide la colaboración de los empresarios

Por su parte, la presidenta de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), María Isabel León, dijo durante su intervención en CADE que los empresarios que entregaron esas aportaciones deberían dar "un paso al costado" por el bien del país.

"Les digo con toda la sinceridad que (...) tengo 3 millones 650.000 razones para pedirles a estos empresarios que han hecho las cosas de manera irregular que den un paso al costado, por su país, por sus empleados, por la ética; demos el ejemplo, hagamos las cosas bien", expresó León. La cifra de 3,6 millones mencionada por León es el monto en dólares que el grupo financiero Credicorp entregó a Fujimori en la campaña de 2011, según confesó su gerente a la fiscalía.