+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Elecciones legislativas

Los sondeos a pie de urna dan la victoria al centro en Israel

La coalición Azul y Blanco celebraba ayer su ventaja sobre el partido derechista Likud. Netanyahu aseguró que «el bloque de la derecha ha ganado» y anunció que formará Gobierno

 

El primer ministro Benjamín Netanyahu acude a votar en Jerusalén. - REUTERS

AGENCIAS epextremadura@elperiodico.com TEL AVIV
10/04/2019

Los candidatos de la coalición centrista Azul y Blanco, sus equipo de campaña y sus simpatizantes celebraron ayer en Tel Aviv los resultados de los primeros sondeos a pie de urna, que le dan una ventaja en las elecciones de ayer sobre el partido derechista Likud del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

«Estamos muy felices con estos resultados. Es una victoria clara. Es muy difícil crear una coalición en Israel, pero estos resultados prueban que el país expresó muy claramente que no quiere a Benjamín Netanyahu», dijo a Efe un seguidor del movimiento centrista, Guy Levy, en medio del ambiente festivo de los simpatizantes en la sede establecida por el partido para la celebración.

«Nos sentimos libres. Es posible. Tenemos una larga noche hasta los resultados finales, pero por primera vez se puede sentir un aire de cambio», declaró Uri Shapira, miembro de la campaña de esta formación que lidera el exjefe del Estado Mayor Beni Gantz. Según las encuestas a pie de urna, Azul y Blanco se adelanta al Likud y podría lograr hasta seis escaños más. Aunque los sondeos de distintos medios presentan diferencias relevantes, todos dan como ganador a Gantz, excepto el Canal 13, que apunta a un empate técnico. Las encuestas indican que partidos como Nueva Derecha del ministro de Educación Naftali Benet, el ultraderechista Zehut y la nueva formación Gesher no entrarían en la cámara, al no superar el umbral del 3,25% de los votos.

NERVIOS DE ACERO / «Amigos, no dejen decaer su espíritu. El liderazgo se pone a prueba en momentos difíciles», escribió Benet en su cuenta de la red social Twitter, ante los primeros malos resultados según los sondeos, y pidió a sus votantes que se carguen «de paciencia, fe y nervios de acero». A pesar del triunfo de la lista de Gantz, las encuestas dan como más probable la formación de un gobierno de derechas, al calcular para el bloque de centro e izquierda entre 56 y 60 escaños y para la derecha entre 60 y 66.

Por ello, Netanyahu aseguró que «el bloque de la derecha» liderado por el Likud ha logrado «una victoria definitiva» y afirmó que empieza a trabajar de manera inmediata en la formación de Gobierno. «Agradezco a los ciudadanos de Israel la confianza», dijo el mandatario en un escueto mensaje en su cuenta de Twitter, donde aseguró que empezará a formar «una coalición de gobierno» con sus «socios naturales» esta misma noche.

ESPERANZA PALESTINA / El presidente palestino, Mahmud Abás, mostró ayer su esperanza de que los comicios generales que Israel celebra hoy «sigan el camino correcto para alcanzar la paz». «Seguimos todo lo que sucede en el mundo, y específicamente a nuestros vecinos», declaró el mandatario palestino en sus primeros comentarios públicos sobre estas elecciones, en las que el conflicto palestino-israelí apenas ha tenido protagonismo, según la agencia oficial de noticias palestina Wafa. Israel «debe entender que la paz también es de su interés», consideró Abás, quien instar a los dirigentes israelíes a sentarse otra vez «en la mesa de negociaciones», pese a que las conversaciones de paz están estancadas desde el 2014.

«Nuestra mano siempre está extendida para las negociaciones, pero no abandonaremos nuestros derechos», insistió el presidente, también líder del partido nacionalista Al Fatah, que gobierna la Autoridad Nacional Palestina desde su sede en la ciudad cisjordana de Ramala. El presidente palestino se ha negado hasta ahora a regresar a la mesa de negociación mientras Israel no cumpla unas condiciones, entre ellas el fin del crecimiento de los asentamientos y la liberación de prisioneros anteriores a los acuerdos de paz de Oslo (1993-1994).