+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PROYECTO PARA EL INMUEBLE QUE ACOGERA LA COLECCION

La oposición en Mérida exige revisar la altura del centro visigodo

El PSOE pide que los arquitectos den ides para minimizar el impacto visual. Antonio Vélez teme el rechazo que pueda causar la fachada del edificio

 

MARIA LUISA RODRIGUEZ
01/04/2012

El proyecto para el edificio que albergará la colección visigoda del Museo Nacional de Arte Romano ha encontrado algunas pegas entre los grupos de la oposición en el ayuntamiento de Mérida; tanto es así, que el concejal del grupo Siex, Antonio Vélez, en nombre también del concejal de IU, votó en contra de la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en el pleno del viernes. Esta modificación permitirá al edificio alcanzar una altura de cinco plantas --ahora en esa zona solo se permiten tres- y ese es el principal escollo que encontró este asunto para su aprobación por unanimidad, porque la altura de la fachada que se verá desde el graderío del Teatro Romano causará un gran impacto visual desde el principal monumento histórico de la ciudad.

El Grupo Municipal Socialista votó el cambio en el PGOU para que al Ministerio de Cultura. que tiene que fijar el presupuesto para la obra, le llegue con total claridad el mensaje del Ayuntamiento de Mérida: un proyecto fundamental para la ciudad en el que todos están de acuerdo, explicó Estrella Gordillo.

Sin embargo, y a pesar del voto favorable, el PSOE pidió a la corporación que adquiriera el compromiso de pedir a los arquitectos Angela García de Paredes e Ignacio Pedrosa que "estudien alguna fórmula para minimizar el impacto de la fachada en el teatro romano", sugirió la portavoz socialista.

Antonio Vélez fue más allá y mostró su preocupación "por ese volumen y esa altura". Lo que teme, y así lo comentó, es que una vez que el proyecto esté en marcha, se desate una fuerte oposición por el impacto visual del "paramento", como lo calificó. Puso el ejemplo del cubo de la alcazaba de Badajoz y los quebraderos de cabeza que ha traído. "Sólo he pedido que aplazarais la aprobación de este tema unos días", lo justo para poder hablar con los arquitectos y pedirles, igual que aconsejó el PSOE, ideas para aminorar el efecto visual.

El portavoz del equipo de gobierno, Fernando Molina, respondió: "Si los arquitectos quieren venir a tratar este asunto, vendrán voluntariamente porque ese proyecto está ya aprobado".