+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Somos de Mérida

Mérida, ciudad dormitorio de los vencejos

Un grupo de expertos en la materia ha visitado Mérida para analizar la colonia de vencejos pálidos que anida de forma singular en la palmeras de la plaza de la Constitución, y la de los vencejos reales del viaducto de la A-5, para evitar el declive de la especie

 

El vencejo, una especie de ave migratoria que vuela a gran velocidad. - EL PERIÓDICO

Los expertos, procedentes de varios países, durante el recorrido. - EL PERIÓDICO

Las colonias de vencejos, unas aves singulares y extraordinarias que pasan la mayor parte de su vida en el aire, se pueden apreciar en la ciudad de Mérida y en su entorno. Su elevada velocidad en vuelo dificulta que sean fácilmente captados a través de la fotografía o del ojo humano, no obstante, un grupo de expertos procedentes de distintos países estuvieron el fin de semana pasado en la capital extremeña para estudiar y analizar el estado de conservación de estas aves, que tienen un proceso de cría que actualmente se está viendo perjudicado por cuestiones arquitectónicas.

Estas aves migratorias pasan el invierno en África subsahariana y cuando regresan a nuestras latitudes necesitan huecos para poder criar. Estos los encuentran principalmente en las construcciones humanas, sin embargo, las nuevas tendencias arquitectónicas, así como las obras de reforma de edificios en los que crían, están haciendo desaparecer los huecos que muchos utilizaban para criar. Para paliar el declive de la especie, en otros países europeos se están adoptando soluciones arquitectónicas sencillas y también se están colocando miles de cajas nido para que puedan seguir criando. Según describe el consistorio en nota de prensa, los vencejos se alimentan en vuelo exclusivamente de insectos, se aparean e incluso pueden descansar, pudiendo volar sin parar durante meses e incluso años.

Durante su estancia en Mérida, este grupo de expertos visitó la colonia de vencejos pálidos de la calle Madrid y de la plaza de la Constitución, en la que hay una singular colonia de vencejos comunes criando en los troncos de las palmeras, así como la colonia de vencejos reales del viaducto de la autovía A-5. «Los vencejos reales están catalogados como especie protegida y la peculiaridad que tiene Mérida, por lo que vinieron los expertos, es la presencia de vencejos en las palmeras de la plaza de la Constitución», explica el delegado de Parques y Jardines, Marco Antonio Guijarro. «Es un hecho bastante relevante por la calidad ambiental de Mérida el que hayan anidado en esos huecos de las palmeras», puntualiza el edil. Los expertos aconsejaron al ayuntamiento emeritense que «tenga cuidado a la hora de podar estas palmeras», ya que comentaron que «había pocos sitios» donde se diera esta peculiaridad.

REDUCEN LOS MOSQUITOS // El delegada destaca el trabajo del equipo de gobierno para «compaginar el medio ambiente con el entorno urbano», aunque en ocasiones suponga «modificar las pautas de poda y sacrificar un poco la estética de las palmeras». «Hay bastantes vencejos en la ciudad y tienen beneficios ambientales porque son insectívoros y nos ayudan a eliminar los mosquitos», subraya.

Entre los expertos se encontraban Louis Philippe Arnhem (Bélgica), presidente del foro internacional Swifts, swallows&martins worldwide (Vencejos golondrinas y aviones en el mundo); y Martine Wauters (Bélgica), experta en educación ambiental sobre vencejos. También formaron parte de este grupo Edward y Mandy Mayer (Reino Unido), activos defensores de vencejos, golondrinas y aviones en Reino Unido y en otros países europeos, además de propietarios de la web www.swift-conservation.org. Completaron la delegación Marcel Jacquat, Bernard Genton y Charlotte Jacquat (Suiza), autores del libro Martinet noir: entre le ciel et la pierre.

El parque de la isla en el río Guadiana es un marco perfecto para la observación de las colonias de vencejo real y vencejo pálido que crían en el puente romano y en el puente Fernández Casado, además de la gran diversidad de otras aves de este entorno.