+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CORIA, un ejemplo de crecimiento sostenible, que ahora se reivindica

El municipio logra estabilidad económica y se ‘reinventa’

El alcalde cauriense, José Manuel García, se muestra orgulloso por haber podido poner en marcha una nueva depuradora de aguas residuales y dotar al pueblo de más infraestructuras

 

Redacción AA MONOGRÁFICOS
03/03/2019

José Manuel García Ballesteros (PP) lleva desde 2011 como alcalde de la ciudad de Coria. De los últimos cuatro años recuerda que comenzó como “una etapa difícil y complicada”, pero finalmente se tornó en una legislatura muy positiva. “Coria ha crecido en todos los sentidos. Es una localidad estable”. La deuda, en ocho años, se ha reducido un 80%. Empezaron con más de 9,5 millones de euros y ahora está en dos. “Es muy importante en un municipio de 13.000 habitantes haber conseguido la estabilidad económica”. Personalmente, siente orgullo de ser alcalde de su ciudad, “que un vecino de tu localidad coja una papeleta con tu nombre y la introduzca en las urnas... es una gran satisfacción. Estaré eternamente agradecido”, desvela.

Lo que más destaca es el crecimiento de la ciudad, “hemos sido capaces de hacer una localidad más protagonista”, sostiene. Y es que, en este recorrido, se le ha dotado de nuevos servicios como subestaciones eléctricas, depósitos de agua, un instituto de secundaria, biblioteca pública y centro de educación de adultos, considerados de primera necesidad; además de las infraestructuras, reformas de acerados, calles y avenidas. Dentro del casco histórico han intervenido en patrimonio; por ejemplo, cambiando la pavimentación, la luz, soterración de cables e invirtiendo en la catedral, “el corazón de la ciudad”. Sin embargo, de lo que más orgulloso se siente es de la nueva depuradora de aguas residuales. “Hacer un proyecto así aquí donde no se cumplía con el medioambiente y confederación nos estaba sancionando, que ahora sea todo lo contrario y tengamos una depuradora de las más modernas de la región es gratificante”.

Lo que menos le enorgullece es querer llegar a más y no poder. “Se pasa mal sabiendo que no puedes hacer muchas cosas”, recalca.

En definitiva, García lo califica como una “actuación integral” en toda la localidad. “Siempre queda algo por hacer, pero la verdad es que hemos hecho mucho”. No obstante, el edil no cambiaría nada de esta última legislatura, se muestra satisfecho. Pero lo que sí le gustaría que desapareciera en la política es la crispación en general.

Tras dos legislaturas consecutivas vuelve a presentarse a las municipales. Una vez han conseguido dotar de todas las carencias, modernizar la ciudad y sanear las cuentas, ahora daría comienzo una etapa de reivindicación. Así lo indica el alcalde,

“lo que queremos es decir Coria está aquí y está preparada. Se termina la legislatura de la consolidación para dar paso a la de la reivindicación”. Sin duda, lo que primero llevaría a cabo García, en caso de ser reelegido, es centrarse en un proyecto europeo que ha pasado ya la primera fase: un centro cultural que pueda ser icónico para la ciudad.

DESPOBLACIÓN. Hablando de juventud, “en Extremadura tenemos un problema con la despoblación, los jóvenes se marchan. Todas las administraciones deben sentarse a atajar este grave problema. Un ayuntamiento tiene una capacidad muy limitada para solventar esto. Lo que hay que hacer para alentarles sería un plan de industrialización. Te crea estabilidad, si no somos capaces de industrializar esta tierra, es muy difícil de crear clase media o que los jóvenes se queden. Es una región con trabajo precario y de inestabilidad”, establece.

A nivel turístico, se ha mejorado “sustancialmente”. Se ha habilitado una oficina de turismo en el casco histórico y acuden a Fitur. A través de potenciar la cultura han atraído visitas. Hay eventos durante todo el año, por lo que no existe un repunte de turismo en una fecha concreta. Primero la feria Internacional del Toro, después la Semana Santa y la romería. El periodo estival se inicia con la feria de San Juan; en julio el Festival de Teatro y el de pintura; en agosto el descenso por el río Alagón, el mercado de las velas. Noviembre es el mes micológico, Coria está situada en una zona de setas. Vienen expertos y los establecimientos hacen degustaciones. Pero aún siendo el turismo un recurso importante, “no podemos basar nuestros ingresos en el turismo”, apostilla. Pese a que la ciudad cuente con cuatro hoteles y las estancias sobrepasen las 300, el edil las considera como “escasas plazas hoteleras”.

Definitivamente, en Coria han crecido tanto en cultura como en turismo. Primero con infraestructuras, después con servicios y finalmente con publicidad. Aunque, lo que le gustaría potenciar a Ballesteros en un futuro, como alcalde, sería el mantel de la Sagrada Cena desde el punto de vista histórico.

Finalmente, la tradición más arraigada e importante del municipio son los San Juanes. “Una fiesta que une a los ciudadanos y a las instituciones”. Además, es algo que Ballesteros nunca va a dejar de potenciar.