+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La lucha por la igualdad de género

El feminismo de mayorías sociales

El reto en lo económico es la paridad, el fin de la brecha salarial y la presencia en todos los sectores

 

LOURDES Muñoz
16/04/2018

La huelga de las mujeres convocada a nivel internacional este 2018 ha sido un gran éxito por los apoyos cuantitativamente importantes de la sociedad y por su implicación transversal. Las feministas debemos analizar las causas del éxito y transformar la movilización en una nueva agenda política por la igualdad, que consiga avances para las mujeres. ¿Cómo hemos pasado de manifestaciones minoritarias a una de las mayores manifestaciones en torno a un tema social? ¿Por qué en España ha tenido tanto éxito?

Algunos de los elementos que considero más relevantes para calificar de exitosa esta convocatoria son: movilización internacional de mujeres de todo el mundo coordinando una agenda común; papel clave del movimiento de mujeres estadounidenses y de las sindicalistas; en España, la participación masiva en las manifestaciones del día 8 de marzo; la participación activa de los y las jóvenes en las manifestaciones; la implicación de ámbitos con gran influencia social, como son las mujeres del mundo del cine y del periodismo, y la convocatoria de los sindicatos del paro de unas horas que, aunque generó ciertas contradicciones respecto a una teórica «huelga de las mujeres», impactó en cada empresa y cada persona tuvo que plantearse si adherirse o no.

Esta gran movilización no surge de la nada sino de una serie de acciones desde el inicio de este siglo: la redes contra la violencia de género, que la llevó a la agenda política y ha hecho que tenga más visibilidad que en otros países; las mujeres jóvenes que el 15-M proclamaron «la revolución será feminista o no será», o el tren de la libertad en contra del intento de recortar el aborto en el 2014, que fue la mayor movilización transversal del feminismo en nuestra democracia. La fuerza de las mujeres estadounidenses ha tenido una importancia estratégica. Ellas están liderando la oposición a Trump, y el contagio al mundo del cine ha hecho que artistas de referencia lleguen con el discurso feminista a sectores de la población donde de otra forma no hubiera calado.

Las mujeres estamos conectadas, y no solo las teóricas explican que la discriminación es común a todas la culturas y países, sino que cualquier mujer puede seguir, a través de sus redes, ejemplos concretos de discriminación de las mujeres en cualquier parte del mundo. Así vemos en directo cómo la discriminación de género es una cuestión presente en todos los ámbitos y territorios, no una circunstancia concreta de un país, de una cultura o de un ámbito, haciendo que nos indignemos más.

En España, las feministas podemos transformar el éxito de esta movilización en resultados concretos para las mujeres. Tenemos una gran oportunidad para aprovechar el momento de adhesión social para comprometer a los poderes políticos y económicos con acciones concretas. Recordemos que quienes están en las antípodas de la igualdad han acabado adhiriéndose a este 8 de marzo. Mariano Rajoy, tres semanas después de decir «el tema de la brecha salarial no se toca» y de que su Gobierno se opusiera a la huelga, acabó colocándose un lazo lila. Albert Rivera, con uno de los programas políticos más retrógrados para las mujeres, se atrevió a ofrecerse como líder transversal del feminismo. Por supuesto que necesitamos hombres cómplices para avanzar, pero eso significa dar un paso al lado para escuchar, asumir y pactar, y no ocupando los espacios de las mujeres sino cediendo algunos de los que ellos ocupan en exclusiva.

En estos momentos, tras haber conseguido leyes de referencia y el derecho a la paridad en el ámbito político, la agenda de los derechos de las mujeres pasa por la igualdad en el ámbito económico. Los principales retos en este ámbito deben ser: lograr la paridad en los puestos de decisión de las empresas, acabar con brecha salarial, estar presentes en todos los sectores. Tres objetivos cuantificables, que permiten fijar objetivos medibles.

«Porque solo la libertad, cuando se acerca, hace visible la esclavitud». Esta frase de María Zambrano es una de mis citas de cabecera. Actualmente las mujeres somos lo suficientemente libres para visualizar la injusticia que vivimos, y disponer de mejores herramientas. Las mujeres debemos ser conscientes de que el éxito en las recientes convocatorias son fruto del trabajo previo de las feministas. Actualmente disponemos de una mejor situación y más apoyos para impulsar una nueva agenda más ambiciosa y compartida con gran parte de la sociedad.

* Fundadora de Iniciativa Barcelona

Open Data. Profesora

Buscar tiempo en otra localidad