+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

vende junto al monasterio de Yuste y en los mercadillos

La despensa de La Vera se monta en el camión

Antonio Enciso dejó el oficio de carpintero para dedicarse a la venta ambulante. Con su camión recorre la comarca verata

 

El vendedor, en su camión ambulante en Yuste. - A. M.

Que en Extremadura se come bien, está claro. Y que tienen productos de máxima calidad, también. Y el norte extremeño destaca por sumar a su listado numerosas denominaciones de origen y darlas a conocer, lo que supone un empujón más para la región. Alguien que lo hace posible es Antonio Enciso Pérez, propietario de un camión adaptado que tiene su base en Cuacos de Yuste y con el que recorre la comarca cargado de los mejores productos.

A pocos metros del monasterio verato, cada fin de semana Antonio instala el vehículo de su pequeña empresa, ‘La despensa de La Vera’. El enclave es magnífico, en cuanto que es un punto de peregrinación para visitar la casa palacio donde se alojó y murió Carlos I de España y V de Alemania tras su abdicación.

El convento actual se reconstruyó sobre las ruinas del viejo monasterio que sirvió de residencia al emperador en los dos últimos años de su vida (1556-1558). Fue declarado en 2007 como Patrimonio Europeo.

El camión vendedor de Antonio dispone de cámara de frío y suele estar junto al monasterio los sábados y domingos. El resto de la semana recorre varias localidades de la comarca de La Vera en sus mercados semanales. Siempre ofrece el mejor género, entre el que se encuentran mermeladas, morcillas de calabaza, quesos artesanos, pimentón, pan de leña, miel, el 99 por ciento de su mercancía es de la tierra.

Sonrisa

Siempre atiende al cliente con una sonrisa y con la mejor profesionalidad. Y no solo es vendedor, también, como él dice, hace de «oficina de turismo», porque recomienda al visitante lugares para visitar y comer u hospedarse. Antonio trabajó durante 38 años como carpintero, pero un día quiso darle un giro a su vida y decidió embarcarse en el negocio de la venta ambulante. «Llevo un año y medio. La verdad que con lo del coronavirus está la cosa un poco más floja, pero no me puedo quejar», señala a este diario.

Con la activación del turismo y cuando se han abierto las comunidades autónomas se vende un poquito más. «El queso y el pimentón de La Vera es lo que más me demanda la gente. Tengo quesos fantásticos de oveja, de cabra… una gran variedad y sobre todo calidad». Importante: acepta pagos con tarjeta.