+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EN BOHONAL DE IBOR

Familiares de Rosalía Cáceres recuerdan que lleva desaparecida casi 4 meses

 

Efectivos de Cruz Roja durante uno de los operativos de búsqueda para intentar encontrar a la mujer desaparecida - EL PERIÓDICO

EFE
21/09/2020

Familiares de Rosalía Cáceres Gómez, la mujer de 74 años que lleva desaparecida en Bohonal de Ibor desde el pasado 25 de mayo, han afirmado hoy que “están desesperados” porque después de casi cuatro meses están “como al principio y ante un caso sin resolver”.

Rosalía Cáceres es vecina de Madrid pero residía en Bohonal de Ibor desde antes de que diese comienzo el estado de alarma.

Sobre las 8.00 horas del 25 de mayo salió a pasear por caminos próximos a la localidad desde donde mantuvo contacto telefónico con un hijo y una prima y poco más tarde ya no respondía a su teléfono móvil.

Desde ese día, efectivos de la Guardia Civil establecieron un dispositivo constante de búsqueda, en colaboración con centenares de vecinos del pueblo y Protección Civil, que concluyó sin éxito.

Salvador Serrano, yerno de Rosalía, ha comparecido este lunes en rueda de prensa "para recordar que es un caso sin resolver" y que después de casi cuatro meses de la desaparición de su suegra están "prácticamente como al principio".

Tras agradecer a todas las personas y colectivos que han participado en la búsqueda, Serrano ha indicado que la desaparición de Rosalía se ha convertido “en un misterio” y ha afirmado que se dan una serie de circunstancias “que hacen que sea una desaparición muy peculiar”.

"Lo extraño es que mientras se suponía que ella estaba perdida por los caminos tuvo contacto directo con su hijo y con una prima suya y en todas las llamadas estaba coherente, aunque no sabemos el motivo que la llevó a seguir caminando en lugar de regresar al pueblo como solía hacer", ha explicado.

En este sentido, ha detallado que los caminos por los que su suegra solía caminar están limitados por el pantano, el río y el pueblo.

"A las 13.55 horas Rosalía habló con su hijo, que estaba en Madrid, y le dijo que estaba descansando con los pies metidos en agua y fue cuando éste le dijo que no se moviera porque iban a ir a buscarla, pero ella se negaba", ha agregado Salvador Serrano.

Asimismo, ha subrayado que a las 14.00 horas el móvil de Rosalía dejó de emitir, a las 15:15 horas ya estaba gente del pueblo buscándola por los caminos y las 16:00 estaba incorporada la Guardia Civil.

"Estamos desesperados, no solo por el hecho de que el tiempo corre en nuestra contra y las esperanzas se van perdiendo por sentido común sino porque no podemos dormir pensando en la incógnita y el misterio que rodea su desaparición y en que no tenemos ninguna hipótesis", ha afirmado.

Serrano ha asegurado que la familia no va a dejar de buscarla nunca y ha adelantado que el próximo viernes, día 25, se va a organizar una nueva batida en la que participará la Guardia Civil.

"Solo esperamos que no tengamos que esperar cuatro años para encontrar a Rosalía como ha pasado en otro caso", ha concluido, en alusión al caso de Manuela Chavero, de Monesterio.