+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Mohedas, tierra de jaras y olivos

  •  Tiene Mohedas una encina milenaria de trece metros de altura, restos de un pasado romano y árabe, y unas construcciones típicas llamadas muro (refugio antigua de pastores), pero también destaca por la producció
  •  

    Mohedas, tierra de jaras y olivos -

    Plaza de Mohedas con el ayuntamiento al fondo. M. M. C. -

    VICENTE POZASVICENTE POZAS 24/07/2003

    El nombre de Mohedas proviene del árabe moguieda que significa jaral, o tierra de jaras. Este pueblo se sitúa en un relieve accidentado en el que sobresalen elevaciones como las de Pinajarro, Navazos, Castillo, Corral de los Caños y Calvario y su territorio ocupa una de las faldas de la sierra de La Pesga.

    Al igual que otros términos de la Mancomunidad Trasierra-Tierras de Granadilla, la actividad agraria, con unas tierras ocupadas mayormente por olivos, es la que da empleo a un mayor número de vecinos, siguiéndole las del sector servicios, la construcción y la industrial.

    En esta localidad, de la que forma parte el embalse de Gabriel y Galán, predomina el encinar sobre el alcornoque, pinos, castaños, roble y jara y, sobre todo, el olivo. También forma parte de la zona de producción de dos productos que sobresalen por su calidad: el jamón y el aceite de oliva virgen extra, ya que está incluida en la denominación de origen Gata-Hurdes.

    SOBRE LA HISTORIA

    Uno de los documentos más antiguos conocidos sobre la historia de Mohedas es el que explica el pleito homenaje planteado por el pueblo de Granadilla y sus tierras a la reina Doña Leonor. Esta localidad, como todas las del entorno, perteneció al ducado de Alba con sede en Granadilla, y fue conquistada por tres monarcas: Fernando I, Fernando II y Alfonso IX; antes, bajo dominación árabe, estuvo dividida en barrios, de hecho hay un campo denominado kabilas de moros donde se han encontrado tumbas moras.

    También hay vestigios de la presencia romana en toda la comarca, con la cercanía de Cáparra, y se han encontrado petroglifos y restos de castros y acrópolis que dan buena muestra de la riqueza arqueológica de la zona.

    De su patrimonio religioso destaca la iglesia parroquial de San Ildefonso con una estructura de empaque, situada en el interior del casco urbano. Con respecto a construcciones antiguas y típicas de este pueblo hay que destacar una casa antigua que está hecha con piedras de pizarra unidas con argamasa de adobe.

    Hay que hablar, igualmente, de una construcción típica como es el muro. Antiguamente era el lugar en el que los pastores, que cuidaban día y noche del ganado, se resguardaban del frío invernal. Es una edificación realizada a base de lajas de pizarra, presenta una forma circular para evitar humedades, no posee ventanas y el modo de acceso es a través de una sola entrada. El techo está elaborado en adobe.

    Finalmente, de los recursos naturales de Moheda hay que resaltar la encina milenaria, tradicionalmente masacrada por podas. Es un árbol monumental de trece metros de altura.