+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL NEGOCIO DE LA DROGA

Detenido en Dubái un sicario por dos ajustes de cuentas en la Costa del Sol

Se le vincula con la muerte de un narco a la salida de la comunión de su hijo y las bombas ante la casa y el negocio de otro La Policía le siguió la pista por tres continentes ante las extremas medidas se seguridad que empleaba

 

Estado en el que quedó, tras la explosión de una bomba, un taller de lavado de coches de San Pedro de Alcántara, en Marbella. El local es propiedad de un empresario al que se vincula con el narcotráfico. -

JULIA CAMACHO
05/06/2020

Las extremadas medidas de seguridad que adoptaba impedían seguirle el rastro, pero tras una ardua investigación de casi dos años la Policía Nacional ha logrado detener en Dubái al jefe de una banda de sicarios del norte de Europa, al que se atribuyen dos asesinatos cometidos en la Costa del Sol.

Entre ellos, el de un hombre que fue abatido a tiros a la salida de la iglesia durante la comunión de su hijo. Su organización, además, fue la responsable de algunas de las bombas puestas en locales y viviendas de lujo de bandas rivales.

"Una auténtica casa de cobro"

La organización, dedicada al tráfico de estupefacientes y al ajuste de cuentas, ya había sido desarticulada. Sólo faltaba el líder, un danés de origen iraní que logró huir a través de Marruecos. Según explican fuentes policiales, el grupo funcionaba como una auténtica casa de cobro, compuesta por miembros de varias nacionalidades escandinavas y a los que se había investigado en más de 17 delitos de asesinatos.

La banda fue una de las protagonistas de la oleada de narcoterrorismo que se vivió en la Costa del Sol en 2018. Acabaron a tiros con la vida de un narco a las puertas de una iglesia en Marbella, y también con la de otro empresario al que asaltaron a la puerta de su domicilio en una lujosa villa de Estepona.

La Policía, además, relaciona a esta organización con los dos artefactos explosivos que, en octubre de ese año, detonaron en una urbanización y un polígono industrial también en Marbella. Unas cotas de violencia poco vistas hasta ese momento y que se trasladaron a la Costa del Sol ante la presión policial en el cercano Campo de Gibraltar.

Compleja red de contactos criminales

La pista de esos atentados llevó a los agentes a poner sus miras al crimen organizado del norte de Europa, especialmente en Suecia. Tras meses de laboriosas investigaciones sobre una organización asentada entre este país y España, se planificó un dispositivo policial para detener a los principales cabecillas de la red. La policía sueca precipitó la acción con la detención de uno de los investigados, y por este motivo se adelantaron el resto de las detenciones, pero el líder consiguió huir por el Estrecho de Gibraltar.

El fugitivo, que tenía en vigor una orden europea de detención y entrega y una orden internacional de detención dictadas por el Juzgado de Instrucción 2 de Marbella, no daba un paso sin tener la seguridad de que no quedaba ningún rastro, ni de comunicaciones ni de sus movimientos, lo que complicó enormemente la investigación. Desde Marruecos se trasladó a Emiratos Árabes Unidos, donde ha permanecido gran parte del tiempo.

Persecución por tres continentes

Así, la colaboración con investigadores de Suecia a través de la red Enfast (Red Europea de Equipos de Búsqueda Activa de Fugitivos) permitió obtener una compleja y completa red de contactos criminales del prófugo, que le permitía una gran movilidad entre países tales como Marruecos, Turquía, Dinamarca, Suecia, España y Dubái y Qatar o incluso Tailandia, donde se detectó a gran parte de su organización criminal.

Fue precisamente su estancia en este país asiático el que puso a los agentes sobre la pista de que podía estar usando identidad falsa y desconocida, por lo que, una vez identificadas nuevas posibles identidades que el buscado podría haber adoptado para cruzar libremente las fronteras de distintos países, se solicitó la colaboración a la Interpol para su control en los puestos fronterizos.

No obstante, todos los esfuerzos se centraron en los territorios de Dubái y Qatar, ya que las informaciones apuntaban a que podría haber circulado entre ambos países en un vehículo junto a su pareja sentimental. Las pesquisas junto a Interpol y Europol dieron sus frutos, y finalmente se le pudo ubicar en Dubái, también con otra identidad, donde fue detenido este jueves.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España