+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ocurrió en una finca familiar en la pedanía de belén. el menor se precipitó de forma accidental

Fallece ahogado un niño de dos años en una piscina cerca de Trujillo

El ayuntamiento no suspendió ayer las capeas pero decreta dos días de luto. Los sanitarios se trasladaron al lugar de los hechos e intentaron reanimarle sin éxito

 

Imagen satélite de la pedanía de Belén. - GOOGLE MAPS

Gema Guerra Benito Gema Guerra Benito
04/03/2019

Un niño de dos años falleció ayer ahogado en una piscina de una finca situada a unos kilómetros de Trujillo. El suceso ocurrió a última hora de la mañana en un terreno de la pedanía de Belén propiedad de una familia afincada en la localidad trujillana. Según informó a este diario la concejala de Seguridad Ciudadana, Gema Bernat, la familia frecuentaba esa propiedad los fines de semana y ayer Pablo, el menor de dos años, se precipitó de forma accidental a la piscina y murió ahogado. Los progenitores dieron aviso a los servicios sanitarios que se trasladaron hasta el lugar de los hechos. El Servicio Extremeño de Salud desplazó un helicóptero sanitario con base en Malpartida de Cáceres y un equipo médico del Punto de Atención Continuada de Trujillo. Una vez allí, intentaron reanimar al niño pero no pudieron hacer nada por salvar su vida. También se desplazaron hasta la finca efectivos de la Policía Local y de la Guardia Civil.

El cadáver del menor fue trasladado al anatómico forense. De momento se desconocen las circunstancias en las que se produjo la muerte. En ese sentido, Bernat insta a la «prudencia» y apunta que la Guardia Civil es la encargada de investigar la causa. La familia, que tiene otro hijo de 6 años, es «conocida» en la localidad trujillana porque el padre trabaja en una empresa de transporte.

Bernat apuntó que la localidad y la corporación municipal se encontraba «consternada» con lo ocurrido. El ayuntamiento trasladó ayer el pésame por la muerte de Pablo y ha decretado dos días de luto por el fallecimiento del menor. No obstante, el consistorio no paralizó los eventos programados ayer con motivo del carnaval debido a que el anuncio de la muerte coincidió con el inicio de las capeas que se desarrollaban con un amplio dispositivo. Las banderas sí lucieron desde ayer a media asta.

El alcalde de la localidad, Alberto Casero, quiso trasladar también sus condolencias a la familia y lo hizo constar en su muro de Facebook. «Creo que he pasado momentos difíciles en mis responsabilidades públicas pero ninguno se asemeja al de hoy. El menor estará en mi recuerdo y en el de esta ciudad, pido todo el cariño y apoyo para una familia rota, hoy más que nunca ellos nos necesitan, mi más sentido pésame y un abrazo a todos aquellos que sienten hoy esta horrible pérdida», publicó.