Estamos viviendo unos momentos de mucho ruido político y mediático, cuando el único protagonista debería ser la gestión de la pandemia; solventar la grave situación sanitaria y económica que padecemos desde hace un año y a la que no se ve fin, al ritmo que va la vacunación. Este y no otro asunto es el que debería ocupar el tiempo y el trabajo de todos los responsables políticos, pero hete aquí que en el tablero de ajedrez monclovita, mueven un peón y el PSOE, en medio de esta brutal crisis, se pone como objetivo acabar con los gobiernos del PP en coalición.

Ese peón es el ministro Ábalos -sí, el mismo del Delcygate-, que ha estado preparando las mociones de censura en secreto. Tres mociones registradas en Murcia, Madrid y Castilla y León que, a pesar del intento, no han prosperado porque el PP ha ejercido el derecho a defender a los españoles de la inestabilidad que quería provocar el PSOE.

Sin embargo, el ruido sigue aumentando con el movimiento de otro peón en ese tablero imaginario: Pablo Iglesias anunciaba su candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Extraño, ¿verdad?, pero tal vez sea que prefiere la arenga callejera a la gestión de los problemas de los españoles. Para muestra, un drama: como vicepresidente responsable de las residencias de mayores en la pandemia, no ha hecho absolutamente nada; las comunidades autónomas estuvieron solas, sin apoyo del Gobierno, y el número de muertos por Covid en las residencias ha sido insoportablemente alto.

Mientras tanto, en Extremadura, continúa subiendo la incidencia de Covid y elevamos también el nivel de alerta. La vacunación se ralentiza, y para que el 70% de la población esté vacunada el 15 de agosto como prometió Vergeles, deberían ponerse cinco veces más vacunas diarias de las que se están administrando. Y la situación económica es dramática: autónomos y pymes echan el cierre, se destruye el empleo, y el turismo y el comercio están en la ruina.

En esta grave situación, Vara alza la voz -esa que no se oye cuando se trata de hablar de Covid- diciendo que «siente vergüenza» por las mociones de censura. No le crean, no es cierto; el PSOE extremeño ha hecho lo mismo con tres mociones de censura, en plena pandemia en los ayuntamientos de Brozas, de Cabezuela del Valle y de Jerez de los Caballeros -con tránsfuga incluida-; la de Badajoz, planteada por Cabezas, ha quedado en intento a su pesar. ¿A qué vergüenza se refiere Vara, si él ha actuado exactamente igual? Debería haberse ocupado de evitar el expolio de Sánchez a Extremadura, que cada vez que hay un reparto de fondos para la recuperación, para salir de este desastre, llegan recortados a nuestra región. Debería sentir vergüenza, pero torera.

*Ingeniero Técnico Agrícola y diputada regional del PP