Kiosco

El Periódico Extremadura

Antonio Luis Cid de Rivera Silva

La trastienda

Antonio Cid de Rivera

Director de El Periódico Extremadura

Todos mirando al sur

Los partidos en todas las comunidades miran hoy el resultado electoral de Andalucía, que podrá determinar el del resto de España

Candidatos a las elecciones en Andalucía. El Periódico

No tengo una bola de cristal con la que vea el futuro y siempre hay que contar con un margen de error en los estudios demoscópicos, pero en las elecciones que hoy se votan en Andalucía no caben más que tres posibles escenarios: una mayoría absoluta del PP, una mayoría simple del PP que requiera del apoyo de Vox o la suma de todos los partidos de izquierda bajo el paraguas del PSOE, una posibilidad ésta última menos probable que las dos anteriores. También cabría una cuarta opción, difícil pero no por ello imposible, consistente en una victoria simple del PP y una abstención de alguna de las fuerzas de izquierda para impedir que la ultraderecha entre en el Gobierno. Ojito con esta posibilidad que, de un tiempo a esta parte, se contempla como plausible si bien nunca con el beneplácito del PSOE que se asentaría nuevamente en la oposición.

Lo cierto es que estos comicios autonómicos no son en realidad autonómicos. Quien los haya concebido de esta manera tiene todas las de perder. Primero por el momento en que vivimos de posible cambio de ciclo en el conjunto del país; y segundo porque los grandes partidos, y sobre todo el PP, han planteado estas elecciones como banco de pruebas para determinar si Feijóo se asienta y empieza a desprenderse de Vox, y si Sánchez se mantiene a pesar del desgaste de Podemos.

Feijóo no es Ayuso. Más bien se parece a Juanma Moreno. Representa a ese PP de amplio espectro capaz de captar el voto de centro, ahora en Ciudadanos o incluso en el PSOE, para gobernar desde la moderación y sin estridencias. Es esa política amable que practica el líder andaluz que agrada a todo el mundo, un bien queda que gusta a la derecha porque así gobierna pero no molesta del todo a la izquierda moderada dado que respeta los valores democráticos y resulta un óptimo representante de la comunidad. Marcando las diferencias, en Extremadura hay un símil bastante parecido con Guillermo Fernández Vara: moderado desde posiciones de izquierda, no molesta a la derecha y capta el voto del centro al haber conseguido marca propia al margen del PSOE. Se puede decir que Juanma Moreno también ha conseguido marca propia en una sola legislatura y contra eso no se puede pelear porque en este caso, encima, el viento que le llega de Madrid le catapulta al estrellato.

Feijóo no es Ayuso. Más bien se parece a Juanma Moreno. Representa a ese PP de amplio espectro

decoration

Con los resultados en la mano, los partidos empezarán a hacer sus cábalas esta misma noche. Una mayoría absoluta de Juanma Moreno traería implícita la consolidación del efecto Feijóo y daría pie al PP a plantear una campaña cara a las autonómicas y municipales del año que viene desde en una posición inmejorable. Sería la constatación de que el centro ideológico le va al PP como anillo al dedo huyendo de la estrategia de imitación de Vox que había venido practicando anteriormente. También sería el peor escenario posible para Sánchez con todos sus barones nerviosos temiendo una hipotética traslación de resultados a sus respectivos territorios. Ello traería implícita una crisis de liderazgo cuyo fin estaría por determinar. No hay que olvidar que una situación similar en el PP acabó con el derrocamiento del régimen de Casado y la búsqueda de un nuevo mesías.

Una victoria contundente del PP podría llevar implícita una crisis de liderazgo en el PSOE

decoration

Caso de que el PP no alcanzara la mayoría absoluta y necesitara del voto de Vox el panorama cambiaría por completo, sobre todo si entrara en el gobierno. El efecto Feijóo se diluiría como un azucarillo en un café y los de Abascal serían la fuerza emergente que viene a consolidarse. Al PP no le interesa la muleta de Vox porque Sánchez tendría el argumento perfecto para denunciar que son la misma cosa arrebatándole el centro y dejándolo libre para sí. 

La suerte está echada. Nunca unas elecciones en Andalucía tuvieron tanta trascendencia. Nunca hasta ahora se miró tanto al sur desde el resto de España. De lo que allí ocurra hoy va a depender la política que se desarrolle en el resto del Estado a partir de ahora y va a conllevar que todo el mundo se ponga muy nervioso, unos por el ánimo de ganar y otros por el miedo a perder. Veremos. 

Compartir el artículo

stats