Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Antonio Luis Cid de Rivera Silva

La trastienda

Antonio Cid de Rivera

Director de El Periódico Extremadura

El lío de ‘Solo sí es sí’

El fallo en la aplicación de esta ley está provocando un ruido pernicioso cuando lo que hay que hacer es darle una solución ya

La ministra Irene Montero en su escaño del Congreso de los Diputados. El Periódico

¿Hay jueces machistas? Evidentemente sí. Pero eso no significa que toda la profesión lo sea ni que deba usarse como excusa cuando es evidente que se ha metido la pata. La Ley de garantía integral de la libertad sexual, conocida como Ley del ‘solo sí es sí’, está provocando que distintas Audiencias Provinciales hayan revisado a la baja algunas de las condenas impuestas por abusos y agresiones sexuales, justo lo contrario que se pretendía con una norma alumbrada por el Ministerio de Igualdad a la sombra de la violación de la ‘Manada’ de los San Fermines de 2016. En Extremadura ya ha habido una petición al respecto:un condenado en 2019 en la Audiencia Provincial de Badajoz, sección de Mérida, por abusos sexuales a un menor de edad, que fue condenado a 12 años de prisión y que ahora podría ver reducida su pena con la nueva normativa en vigor. No será el único caso:la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (Adhex) avisa de que vendrán muchos más, lo mismo que en el conjunto del país, lo que ha obligado ya al Tribunal Supremo a unificar doctrina y fijar un pleno monográfico en dos semanas.

La cuestión resulta compleja para los profanos en derecho, pero lo dice la Constitución: si una ley que entra en vigor supone una rebaja de condenas porque ha establecido la pena a imponer a partir de un rango más bajo, esa mejora debe trasladarse a la que se había impuesto a un condenado con anterioridad. Y esto ocurre con esta ley sin más remilgos hasta el punto de que la Audiencia de Madrid había convocado ya a sus magistrados el próximo viernes para determinar si la revisión de las penas debía hacerse de oficio o a instancias de parte. Ahora deberá esperar al Supremo cuyo criterio será común en el conjunto del país.

Como no podía ser de otra manera, Podemos ha salido en tromba a defender a su ministra, Irene Montero, titular de Igualdad y objeto de todas las dianas. Y es lo que tiene que hacer, primero porque los partidos de la derecha se han cebado con ella descalificando su actuación y segundo porque sus socios de gobierno, en este caso el PSOE, no ha hecho amago de defenderla sino más bien lo contrario;ha dicho que si la ley presenta lagunas y estas son razonables, cuanto menos deben revisarse.

Me desagradan algunos comportamientos de ciertos dirigentes tratando de sacar rédito político de este asunto

decoration

La verdad es que no entiendo cómo hemos llegado hasta aquí. Cómo la advertencia de distintas universidades y del propio Consejo General del Poder Judicial como dicen que hizo no paralizó la tramitación parlamentaria o cómo ningún grupo político hizo bandera de este error. Porque es verdad que PPy Vox votaron en contra, pero no por las penas mínimas sino por cuestiones ideológicas. No me creo que no haya gente preparada en cada formación política para detectar que una normativa puede resultar un fiasco y provocar un resultado opuesto al que se persigue. 

No olvidemos que el fin último de la pena es la reinserción, pero no quiero ponerme en el pellejo de las víctimas de abusos o agresiones sexuales cuyos casos puedan ser revisados estos días. El pánico o el miedo de pasar por ese trance de nuevo paraliza a estas personas y a sus familias.

Si se detecta que existe un resquicio o un hueco por el que colarse una interpretación errónea, debe corregirse

decoration

Me desagrada bastante ver algunos comportamientos de estos días en determinados dirigentes tratando de sacar rédito político de este asunto. Considero que el fin último de la ley es bueno dado que está concebida para que la recuperación de las víctimas sea real y efectiva, pero también entiendo que si se detecta que existe un resquicio o un hueco por el que colarse una interpretación errónea, debe corregirse antes de que se use en contra del principio por el que fue concebida.

Espero que actúe el Tribunal Supremo cuanto antes unificando doctrina y que mientras tanto la Fiscalía plantee una solución inmediata para que cese la pugna perniciosa en la que se han metido nuestros políticos y las víctimas vean que, a pesar de todo, el sistema sabe protegerlas.

Compartir el artículo

stats