Kiosco

El Periódico Extremadura

arropé tendrá un CENTRO DE INTERPRETACIÓN

El centro budista provisional se retrasa al otoño

La Dirección General de Sostenibilidad pide que se aclaren las condiciones para surtir al recinto de agua y electricidad. El depósito de Valdesalor, que ahora depende de la Junta, no pasará al ayuntamiento hasta el 15 de septiembre

Una de las delegaciones nepalíes durante su visita a Cáceres. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

La instalación provisional del centro budista (un pabellón que se utilizó para la Exposición Universal de Milán en 2015) se retrasará a este otoño, frente a la previsión inicial de que la tramitación estaría lista este mes. Ese pabellón se levantará en el Cerro Arropé, junto al Centro de Formación de Tropa, y es la solución alternativa a un templo definitivo para cuya construcción no hay fecha por los escollos que presenta el terreno, al tratarse de una zona protegida.

Sin embargo para colocar la instalación provisional también se precisan autorizaciones, es decir, la declaración de impacto ambiental de la Dirección General de Sostenibilidad de la Junta de Extremadura, que es la que debe dar el visto bueno para que la Fundación Lumbini Garden, promotora de la iniciativa, haga uso de la algo más de media hectárea que precisa para sacar a flote su proyecto en esta parcela municipal. No es hasta obtener esa declaración a favor que el Ayuntamiento de Cáceres no puede otorgar la licencia de obras.

¿En qué punto se encuentra ahora el trámite administrativo? Lo explicó ayer el concejal de Infraestructuras, José Ramón Bello: el equipo de gobierno remitió el proyecto y el estudio de impacto abreviado al ejecutivo regional, que al recibirlo pidió que se solventaran algunas cuestiones. Ahora es el equipo redactor el que debe dar este paso, aunque Bello vaticina que no deben plantearse muchas dificultades puesto que «en la instalación no van encofrados, hay mucha pasarela y los caminos se mantienen en tierra, aunque desbrozados».

Las dos aclaraciones que precisa la Dirección General de Sostenibilidad están relacionadas con la luz y el agua. La intención de la Fundación Lumbini es poner una línea de baja tensión para dotar al recinto de energía eléctrica. Los promotores tienen que precisar si se trata de una línea aérea o soterrada. «Lo más probable es que vaya bajo tierra puesto que la zanja es pequeña y solo se hace una vez. Aérea, por la presencia de aves en la zona, quizá tendría algún inconveniente», matizó el edil.

En cuanto al agua, se debe aclarar de dónde se sacará y por dónde pasará la tubería de suministro. Lo más probable es que se tome del depósito de Valdesalor, que está situado junto al residencia de mayores La Hacienda. Ese depósito es propiedad de la Junta de Extremadura y debe pasar a titularidad municipal, un trámite que no podrá solventarse hasta el próximo 15 de septiembre, fecha en la que se celebrará un pleno extraordinario que incluye ese punto.

Por tanto, todo hace indicar que esa declaración positiva no estará hasta el otoño -«hay que ser prudentes a la hora de dar fechas», dijo el concejal-. ¿Y cuándo comenzará la obra? Para saberlo, habrá que esperar.

Fue en junio pasado cuando la Fundación Lumbini registró en el ayuntamiento su propuesta. Entonces, el alcalde, Luis Salaya, recordó que ello permitirá «tener un centro de interpretación y un avance del proyecto muy atractivo, muy bonito y muy interesante. Sirve de arranque y no hay que esperar a la modificación de la Zepa para poder empezar».

Gran Buda

Por su parte, Ricardo Guerrero, director de Relaciones Institucionales y Asuntos Budistas de la Fundación Lumbini Garden, también reiteró en ese momento que se sigue trabajando en el Gran Buda (un complejo que abarcará 107 hectáreas y costará 40 millones con una estatua de Buddha de 40 metros, un monasterio con capacidad para 20 monjes residentes y visitantes). Sin embargo, y mientras avanzan los contactos económicos y de patrocinio en Asia, se adelanta en instalar en Arropé uno de los estands de Nepal de la Exposición Universal de Milán.

José Ramón Bello, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Cáceres. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

«En la instalación no van encofrados, hay mucha pasarela y los caminos se mantienen en tierra, aunque desbrozados»

José Ramón Bello - Concejal de Urbanismo

decoration

Se trata de un edificio de 6.000 metros cuadrados, que no vendrá al completo dada la especial orografía del cerro cacereño, pero al que se le han hecho varias adaptaciones. El objetivo, según Guerrero, es que pueda estar instalado y a pleno rendimiento antes de finales de este año.

El lugar servirá para celebrar actos de promoción, actividades relacionadas con la protección de la naturaleza, cursos, charlas, coloquios sobre el budismo, meditación, explicar qué se va a llevar a cabo en el centro budista definitivo... Guerrero indicó que una vez registrada en el ayuntamiento la propuesta de instalación temporal, se está solo a la espera de «poner de acuerdo a la administración extremeña y cacereña y a los propietarios del estand». 

Compartir el artículo

stats