Kiosco

El Periódico Extremadura

El mapa para no perderse. Las instalaciones, una a una.

Ruta de las piscinas cacereñas

La entrada es de 2 euros los laborales y 2,50 los festivos, con descuentos para niños y mayores de 65. La ola de calor dejó más de 5.000 usuarios en las instalaciones municipales, con llenos históricos

La socorrista Judith Cuadrado, en la piscina de Cáceres El Viejo. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Con casi cuarenta grados de temperatura y superándolos en varias jornadas en lo que va de verano, no es de extrañar que los vecinos de Cáceres y sus pedanías (Valdesalor y Rincón de Ballesteros) no duden en acudir a las piscinas municipales de la ciudad, un auténtico oasis en la época estival cacereña, donde el asfalto ardiente incrementa y conserva los grados. De esto ya saben mucho los ciudadanos. Por eso, tanto durante el fin de semana como casi todos los días del mes de julio y buena parte de junio, en las instalaciones de Cáceres El Viejo, Parque del Príncipe, Pinilla y Aldea Moret se veían manguitos, churros de colores de los que flotan en el agua y una colección de chanclas, toallas, sillas de playa, pelotas, neveras, cartas, libros, crema solar...

Bañistas en la piscina municipal de Cáceres El Viejo. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

«Las piscinas están funcionando muy bien y la gente está contenta. Los fines de semana y, en general, los días que hace más calor, las tardes entre semana también reciben bastantes bañistas. La ola de calor calor dejó en esos días más de 5.000 usuarios en las piscinas públicas de Cáceres. Más de 2.085 personas fueron en un solo día (14 de julio), una cifra de récord. Está claro que las piscinas son un buen recurso contra las altas temperaturas en una comunidad como Extremadura», manifiesta el concejal cacereño de Infraestructuras, Andrés Licerán.

TRABAJOS

A efectos de preparar las piscinas municipales para la temporada de verano se han ejecutando diferentes actuaciones. Con carácter general se ha hecho la vigilancia de los recintos, poda de árboles, resiembra de césped, pintura de vestuarios, dotación de mobiliario en cocinas y terrazas de hostelería, pequeños trabajos de albañilería, carpintería y electricidad.

Numerosos usuarios disfrutando de la piscina del Parque del Príncipe. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

El edil destaca la calidad de las infraestructuras, que se están convirtiendo en una cita obligada para los residentes y turistas en verano. La entrada para adulto en un día normal cuesta 2 euros y un festivo 2,50 euros, mientras que para niños y mayores de 65 años el coste del ticket es de 1,50 euros los días hábiles y 2 euros festivos. Además se pueden adquirir diferentes tipos de bonos. De la gestión de las piscinas se encarga Conyser. «La calidad, la excelencia y el buen trato de todos los trabajadores» son, a juicio del edil, los pilares claves que hacen que estas infraestructuras sean un gran oasis para que los cacereños puedan combatir el calor tan espantoso que se está padeciendo.

«El ambiente familiar y juvenil que se respira en los seis recintos y la necesidad de evadirse del trabajo, los estudios, o de otras preocupaciones diarias son las razones fundamentales por las que numerosa gente va a darse un buen chapuzón y a tomar el sol», señala Licerán a este periódico.

Personas tomando el sol en la piscina de Pinilla. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Hay que mojarse, sobre todo cuando el calor aprieta. Está bien refrescarse por dentro, pero por fuera es una obligación en la época estival. Judith Cuadrado (24 años) es socorrista en la piscina de Cáceres El Viejo. Ella vigila a los bañistas con ojos de halcón, para que nadie tenga que gritar: ¡Socorro, que me ahogo! Todo lo tiene bajo control. ¿Algún susto en lo que va de verano? «Ninguno dentro del agua. Los únicos accidentes se producen fuera, debido a resbalones. Pero siempre tenemos el botiquín preparado para ponerles tiritas y curarlos. Pero nada grave, afortunadamente», contesta con amabilidad. «Siempre hay gente nadando o grupos de niños jugando entre ellos o con sus padres, así que hay un excelente ambiente», indica.

LOS USUARIOS

A pocos metros se encuentra un usuario que atiende a este diario. «Los niños están deseando venir porque saben que se lo van a pasar genial», apunta Alejandro, que está con sus hijos, y añade que la piscina «nos ayuda a desconectar, especialmente a los más pequeños». Otras personas opinan que es el mejor momento «para relajarse, leer y no pensar» o «para pasar un día divertido con los amigos y refrescarse un poco. Un plan de sobresaliente».

La piscina de Aldea Moret está muy concurrida durante todo el verano. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Ana, otra bañista, cuenta que lleva disfrutando de la piscina del Parque del Príncipe desde hace mucho tiempo: «Vengo desde chica, porque me encanta bañarme aquí y la tengo al lado de casa, aunque también me gusta la de Cáceres el Viejo porque posee un vaso olímpico. Cuando quedo con las amigas siempre vamos a una de las dos. Pasamos allí el día y venimos con todo lo necesario. Traemos comida de casa pero, a veces, comemos en el bar», afirma esta usuaria, que concluye que los bocadillos vienen bien cargaditos en ambos sitios. Y si el hambre aprieta «aprovechamos y volvemos a por un polo», concluye entre risas. 

Compartir el artículo

stats