Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Fase de permanencia en Segunda RFEF

San Sebas Gil salva al Don Benito

Los rojiblancos logran la permanencia tras superar al Águilas en una tanda de penaltis donde su portero detuvo dos penas máximas

Los jugadores del Don Benito celebran la permanencia en el césped del estadio Camilo Cano de La Nucía. CD DON BENITO

0 - Don Benito: Segas Gil, Trinidad, Lolo Pavón, Guijarro, Álex Herrera (Álex Jiménez, min. 110), Manu Miquel (Matheus Santana, min. 59), Carlos López, Abraham Pozo (Turmo, min. 59), Raly Cabral, Dani Martínez (Makanjoula, min. 116), David Agudo (Isa Drammeh, min. 65).

0 - Águilas: Iván Buigues, Juanma, Quim Araujo, Ramón Arcas, Mounir, Víctor Fenoll (Celou, min. 86), Pedro Inglés, Pedro Torres, Rafa Chumbi (Cristo García, min. 82), Cristo Martín, Javi Pérez (Juanjo, min. 86). 

Penaltis: 4-2

Árbitro: Gordillo Escamilla (valenciano). Amonestó a Manu Miquel, Trinidad e Isa Drammeh, por el Don Benito; y a Cristo Martín, por el Águilas.

Incidencias: Estadio Camilo Cano de La Nucía. Medio centenar de aficionados acompañaron al Don Benito.

Sufriendo hasta el último instante del último partido. Incluso más allá. Así salvó el Don Benito la categoría, encomendado a su guardameta Sebas Gil en la tanda de penaltis tras 120 minutos sin goles en la final por la permanencia ante el Águilas (0-0). Ya había sido decisivo el portero en la prórroga, pero cuando llegó el momento fatídico de los lanzamientos desde los once metros estuvo magistral. Tocó el primero, le engañaron en el segundo, pero el tercero y el cuarto los detuvo. No falló en esa tarea el Don Benito. Trinidad, Carlos López y Lolo Pavón metieron sus penaltis y Álex Jiménez redondeó la faena.

Seguirá en Segunda RFEF el Don Benito tras una temporada muy difícil, de muchos altibajos. Pero todo eso se olvidó sobre el césped, cuando pudieron celebrar la permanencia.

No fue el mejor partido de los rojiblancos, a remolque de un Águilas que se adueño del balón. Pero las ocasiones, que las hubo, se las repartieron por igual.

No tardó en avisar el Don Benito, cuando tras un robo en el centro del campo le imprimió velocidad al juego para filtrar el balón hasta Raly Cabral, que con su velocidad se plantó solo ante el portero, que con la cara impidió el gol de los rojiblancos. El rebote lo recogió Agudo, pero la defensa ya estaba en su sitio para cortar el peligro. Era el minuto 2.

También la tuvo el Águilas con un disparo raso de Pedro Torres que detuvo Sebas Gil. El partido estaba más abierto de lo que se podía esperar entre dos equipos que tenían mucho que perder. 

Los primeros minutos fueron de los murcianos, que pusieron a prueba a Sebas Gil en varias ocasiones. Pero quien más peligro generaba era el Don Benito, que volvió a gozar de otra clarísima en el 14 en una contra rapidísima que inicio Raly Cabra, cedió a Agudo y este a Abraham Pozo, que solo volvió a toparse con Iván Buigues. 

Fueron los primeros 20 minutos muy intensos, quizás más de lo esperado, ya que ambos equipos fueron valientes, buscando la portería contraria cada uno a su manera, el Águilas con el dominio de la bola y el Don Benito saliendo rápido al contraataque. Después el juego se tranquilizó. El peso lo siguieron llevando los murcianos, aunque sus aproximaciones a la portería de Sebas Gil fueron menos peligrosas. 

La segunda parte

No varió el guion de partido en la segunda parte. El Águilas seguía con el control y el Don Benito esperaba la suya, con presión alta cada vez que podía. Dos oportunidades de los murcianos antes de alcanzar el 55 hicieron saltar las alarmas en un equipo rojiblanco que empezaba a notar el desgaste.

Una acción del partido entre el Don Benito y el Águilas. CD DON BENITO

Reaccionó Roberto Aguirre dando entrada a Matheus Santana y Turmo en lugar de Manu Miguel y Abraham Pozo cuando se cumplía la hora de juego. Funcionaron. La presión del Don Benito hacía daño al Águilas, pero solo era en la primera línea, porque superada seguía siendo superior.

Se activó el conjunto calabazón tras la pausa de hidratación con una doble ocasión de Isa Drammeh, la segunda tras el primer córner del Don Benito, que no llegó hasta el minuto 78. Apretó en esa recta final, pero el partido estaba condenado al tiempo extra.

La prórroga ya fue un ejercicio de supervivencia. Y ahí empezó a consagrar su santidad san Sebas Gil, primero desviando a córner un lanzamiento de Pedro Torres que se envenenó en el 94, pero sobre todo sacando sobre la línea un cabezazo de un atacante del Águilas en el 117. Reclamaron los murcianos que el balón había entrado, pero no fue así el partido se decidió en los penaltis, que finalmente salvaron al Don Benito. 

Compartir el artículo

stats