Kiosco

El Periódico Extremadura

Ángel Bernabé Exportero del Cacereño

"Lo último que me esperaba ahora era salir del Cacereño"

Ángel Bernabé, este martes en Cáceres. José María Ortiz

A Ángel Bernabé Acosta (Velada, Toledo, 11 de agosto de 1987) se le nota disgustado. Generalmente risueño, habitualmente feliz, tiene una facilidad comunicativa que va en el ADN, pero no parece él, con ese rictus inconfundible que denota contrariedad. «Lo último que me esperaba ahora era salir del Cacereño», dice en esta entrevista este cacereño de adopción, que ha cumplido cinco años en la entidad, pero que acaba de terminar su vinculación con el equipo por decisión del club. 

Ha podido continuar, confirma él mismo, pero ya sería en la estructura, olvidando la portería, porque, insiste, se considera en uno de los mejores momentos de su vida como profesional, físicamente «a tope» y recordando que «no me he perdido un entrenamiento en estos años». «Eso conllevaría mi retirada», sostiene el futbolista. Asegura estar especialmente agradecido a las muestras de cariño recibidas desde la afición. «Soy fiel a gente como al grupo La Resistencia. Se han volcado mucho conmigo y estoy superagradecido. Les considero un grupo de amigos más. Me río muchísimo con ellos. Siempre les seré fiel, como ellos lo son a mí».

Se ha terminado su etapa en el Cacereño. ¿Le hubiera gustado que no fuera así?

Me hubiese encantado seguir. Estaba adaptado al club, a la ciudad, a la gente… Creo que he trabajado bien, me voy con la conciencia muy tranquila. Así también me lo ha hecho ver el aficionado, que quería que continuase y que cree que ha sido injusto.

Y usted, ¿también cree que ha sido injusto?

Sí. Cuando me lo dijeron, lloré como una magdalena durante dos días, y ahí está mi pareja, que lo vio.

¿Cree que ha dado más de lo que ha recibido?

No exactamente. Ni el Cacereño me debe a mí nada ni yo a ellos, pero es cierto que, haciendo un balance de la temporada, de mis años en el club, de dónde venimos, de todo lo que hemos luchado y hecho por el club, se ha valorado poco.

¿Cuáles son sus planes?

Estoy en el mercado. Soy agente libre ahora mismo y buscándome la vida como puedo. Hay mucha competencia. Mi idea es seguir viviendo en Cáceres, no descartando nada de fuera, pero espero que sea por aquí cerca. Mi familia y mi vida están montadas aquí. Esa es mi idea de futuro.

¿No se ha planteado la retirada?

Si la temporada se hubiese dado de otra manera, con la edad que tengo, a lo mejor dices: “hay que finalizar aquí, retirarse a tiempo y punto”, pero creo que he demostrado con creces que estoy para competir. Llevo cinco temporadas en Cáceres como titular indiscutible y es una pena que tras esto dejar el fútbol así como así, por una decisión del club. Es injusto después de la trayectoria que llevo.

¿De verdad que no lo esperaba?

No, no. Lo último que me esperaba era salir del Cacereño. Esta es la realidad. Puedo ser políticamente correcto y decir que el fútbol es así y que son decisiones que se toman, pero personalmente, y si soy sincero, insisto en que no me lo esperaba. He dado muchísimo por el Cacereño. Creo que deportivamente los resultados están ahí, no es que me los tengan que regalar, pero creo que me lo he trabajado. Siempre he dicho que quería terminar mi carrera aquí en uno o dos años. Es una pena que se haya tomado una decisión para mí precipitada.

¿Pero no ha habido manera de reconducir la situación y quedarse, aunque no fuera jugando?

Sí, el club me hizo una propuesta, pero creo que no me veo ahora mismo con ilusión de aceptarla. Quiero aceptar otros retos y ver otras cosas y jugar. Sería dejar el fútbol y ahora no me lo planteo. Mi idea es seguir jugando.

--Decía que iba a vivir aquí…

Sí. La idea de mi pareja y mía es asentarnos en Cáceres y aunque tenga que salir a jugar fuera en un corto plazo querríamos volver y vivir en la ciudad.

El central Carlos Daniel no sigue en el CPC

El defensa Carlos Daniel no continuará en el Cacereño. Así lo ha anunciado este lunes el club extremeño y confirmado el propio central. 

Carlos Daniel interesaba a Julio Cobos e incluso podría haber tenido una opción de continuar en su contrato, pero finalmente ha decidido marcharse. Estaba valorando diferentes ofertas, pero en principio la que más le puede atraer será la del Córdoba, ascendido a Primera RFEF, aunque en principio jugaría en verano en su filial.

El defensa cacereño ha permanecido tres años en el club desde su regreso desde Coruña, ya que fichó por el Deportivo procedente del Diocesano.

En Cáceres ha demostrado sobradamente su calidad y evolución, firmando partidos brillantes, aunque su relación con el entrenador ha pasado por algún bache.

El otro central cacereño, Rubén Sánchez, sí podría continuar. Tiene un año más de contrato y, aunque podría tener su destino en su exclub, como el de Carlos Daniel el Diocesano, parece poco probable que esto se produzca, aunque en el fútbol las sorpresas son contínuas.

La plantilla verde sufrirá un profundo cambio, produciéndose pocas renovaciones. Sí es bastante probable que pueda quedarse otro futbolista destacado, el extremeño José Ramón, por el que el club que preside Carlos Ordóñez está apostando realmente fuerte porque se espera que vuelva a ser importante en la entidad la próxima campaña.

En cuanto a fichajes, se ha desvanecido la posibilidad de la llegada del media punta placentino Luismi Redondo, que ha terminado firmando por el Ceuta, ascendido a la Primera RFEF desde el grup o de los extremeños en la categoría.

Compartir el artículo

stats