Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda Federación

El Villanovense empata en un partido para olvidar

Un espeso Villanovense se lleva un punto de su visita a la Gimnástica Segoviana en un duelo sin ocasiones ni goles (0-0)

Ohemeng, de espaldas, presiona a un jugador de la Gimnástica Segoviana. Gimnástica Segoviana

0 - Gimnástica Segoviana: Carmona; López, Hugo (Arranz, min. 88), Borao (Gómez, min. 50), Fer Llorente (Borrego, min. 30); De Frutos, Ivo, Rubén, Adri; Acuña, Juan de la Mata.

0 - Villanovense: Lázaro; Samu Hurtado, Adri Escudero, Dan Ojog, Guille Perero (Benji, min. 84), Pajuelo, Javi Pérez, Ohemeng (Víctor, min. 76) , Mario González (Parejo, min. 76), Sillero (Tapia, min. 72), Higor Rocha.

Árbitro: López Fernández (comité gallego). Amarilla a los locales Juan de la Mata y De Frutos; y a los visitantes Dan Ojog, Perero y Adri Escudero.

Incidencias: Partido correspondiente a la duodécima jornada del grupo 5 de Segunda Federación disputado en el estadio de La Albuera ante unos 1.000 espectadores.

El Villanovense se llevó un punto en su visita a Segovia, en un partido literalmente para olvidar en el que los extremeños no tiraron a puerta con peligro en ninguna ocasión y que estuvieron sometidos a la presión de la Gimnástica Segoviana (0-0), que no se llevó los tres puntos gracias al gran partido de Lázaro bajo palos. Con este resultado, el Villano se queda a las puertas de los puestos nobles de la clasificación y consigue su tercer empate de la temporada, todos por el mismo resultado.

La primera parte del Villanovense en Segovia fue para hacer borrón y cuenta nueva. Los de Manuel Cano estuvieron desaparecidos en los primeros 45 minutos, siendo una caricatura tanto defensiva como ofensivamente. Desde el saque inicial se vieron sometidos por una Gimnástica muy impetuosa y dinámica en la zona de vanguardia. Lázaro se tuvo que empezar a emplear a fondo desde el minuto 6 de jugo, cuando el arquero tenía que desviar un libre directo lanzado por Acuña. Sin tiempo para el respiro, llegaba una doble ocasión de nuevo por parte del delantero de la Sego. En la primera ocasión el esférico se iba fuera, y en la siguiente Lázaro blocaba con seguridad.

El partido era un monólogo en ataque de los azulgranas, que percutía muy bien por bandas y rompía líneas a un débil entramado ofensivo verdiblanco. Con el paso de los minutos, los serones fueron mostrándose algo más ordenados, e incluso saltaron a la presión en bloque alto con mayor conjunción. Pero ni con esta puesta en escena eran capaces de generar peligro sobre la portería segoviana.

En cambio, cuando los gimnásticos cogían el balón, el peligro era latente y constante. En el minuto 26 rozaron el gol en una doble ocasión. Fer Llorente ponía un centro chut con muy mala intención, que obligaba Lázaro a despejar con algún que otro apuro y, posteriormente empalaba el balón desde la frontal Juan de la Mata, obligando al guardameta visitante a mandar el balón a saque de esquina. El Villanovense estaba jugando al filo de la navaja cada vez que la Sego merodeaba la zona de área. Era un auténtico milagro que los de Ramsés Gil no estuviesen por delante en el marcador.

Carencias en ataque

Los últimos compases de la primera parte fueron algo más tranquilo, incluso en el 36 llego una internada de Guille Perero por la derecha, con un centro chut muy tímido, que blocó Carmona sin ningún apuro, y que fue el epílogo a una primera parte para olvidar.

Tras el paso por los vestuarios, los villanoveros cambiaron algo la dinámica del partido. Su juego fue más incisivo y rápido. Pero las carencias en ataque volvieron a estar a la orden del día. Ohameng probó suerte en el minuto 55 con un disparo lejano, marchándose el balón muy lejos de la portería local. Posteriormente se armaba de valor Samu Hurtado en una internada por la izquierda, pero su centro era rechazado por la zaga local.

A medida que fueron pasando los minutos, los verdiblanco volvieron a las andadas de la primera parte. La Gimnástica les volvió a someter y a arrinconar en la zona de defensa, con el peligro que conllevaba eso. En el 70 pudo haber llegado el 1-0 en un remate de Gómez desde dentro del área, que tras dar en un defensa se fue fuera de milagro, incluso se cantó gol en la grada. En el córner siguiente remataba Acuña, y volvía a obligar a Lázaro a intervenir de nuevo con acierto. Desde el banquillo movió posteriormente ficha Manuel Cano. Y de una tacada en dos ventanas de cambios dio entrada a Tapia, Parejo y Víctor con la intención de parar las acometidas de los azulgranas. En cierta medida contuvo algo la situación, y únicamente llegó el susto en un remate de cabeza de Javi Pérez en propia puerta, solventando la situación Lázaro de nuevo con gran aplomo, y convirtiéndose en el gran baluarte del punto logrado en la visita del Villanovense a Segovia, y que le deja en séptima posición en la clasificación.

Compartir el artículo

stats