Kiosco

El Periódico Extremadura

LA CAMPAÑA DE FRUTA DE HUESO EN EXTREMADURA

El sector frutícola extremeño busca afianzarse como referencia europea

Los problemas de otras comunidades hacen que Extremadura se consolide en los mercados de la fruta de hueso. Estiman un incremento de producción de hasta un 10% respecto al año 2021

Una operaria selecciona la fruta en una central. Fatima Molina Fotografia

El sector de la fruta de hueso extremeño encara la campaña de recolección de este año con muy buenas expectativas. La calidad es buena, la producción se estima superior a la del año pasado y los problemas de otras comunidades autónomas competidoras con la extremeña hacen que las previsiones en los mercados sean positivas. Esas son las claves que trasladan los productores del sector de la región, quienes se encuentran ya a pleno rendimiento con la recolección de las primeras variedades de fruta de hueso, sobre todo de la nectarina y la cereza

Tras un 2021 con buenos resultados en términos productivos, el 2022 arroja una previsión todavía mejor tras un invierno en el que se han dado las condiciones idóneas para la correcta maduración de la fruta. El hecho de que haya habido suficientes horas de frío hace que los árboles frutales de la región luzcan cargados estos días. De hecho, según estima el director gerente de Afruex, Miguel Ángel Gómez, la producción podría incrementarse este año entre un 5 y un 10%. Una estimación que contrasta con las de Aragón, Cataluña o Murcia, principales regiones productoras a nivel nacional. Allí, problemas climatológicos han lastrado de manera considerable las previsiones de producción. En este sentido, el director de mercados de la empresa Tany Nature, José María Naranjo, cree que la región extremeña está ante «una gran oportunidad» de afianzarse como referencia europea. «En Extremadura destacamos en calidad y tenemos una buena posición en los mercados porque no tenemos problemas de suministro», recalca Naranjo, quien considera que «los problemas de precios dependen de que oportunidades como la de este año no se desaprovechen y se consiga así dignificar el producto que se recolecta en la región». 

Nectarinas en un lineal de la producción. Fátima Molina

En este contexto, la principal incertidumbre que afronta el sector frutícola extremeño es el relacionado con la logística. Miguel Ángel Gómez apunta que los altos costes de los transportes hacen sea poco rentable llegar a determinados mercados. «Un transporte que costaba entre tres y cuatro mil euros se ha disparado ahora hasta el doble», relata el gerente de la organización de fruticultores. En el mismo sentido, Francisco Plaza, agricultor de Villanueva de la Serena, apunta la necesidad de un incremento en los precios que perciben por el producto ante el encarecimiento de los costes de producción. «La materias primas, los salarios e incluso las cajas en las que se mete la fruta se han encarecido considerablemente. Eso, unido a las buenas expectativas de mercado y de producción de este año, deberían ser suficientes motivos para que haya un buen precio», apunta Plaza, quien estará recolectando nectarinas, melocotones y ciruelas hasta mediados del próximo mes de septiembre. 

Distribución autonómica. EL PERIÓDICO

También José María Naranjo cree necesario que mejoren las perspectivas en cuanto a la logística, ya que están encontrando problemas para llegar a mercados extranjeros por vía marítima. Por ello, cree que «sería importante que este tipo de factores externos no impidan sacar nuestro producto hacia los mercados de destino». 

A esto se le une una cierta preocupación por el hecho de que producciones extracomunitarias como la turca puedan entrar en la Unión Europea con unos costes de producción menores ante la caída del rublo ruso por la guerra con Ucrania. Pero la buena acogida de los mercados se traslada también al sector cerecero. Mónica Tierno, directora general de la Agrupación de Cooperativas Valle del Jerte, avanza que la producción de este año será «ligeramente inferior» a la del año pasado, aunque se situará en la media de los últimos años. Todo ello debido principalmente al retraso en la recolección debido a factores climatológicos que no han afectado a la calidad de la cereza. 

65.000 empleos 

Todas estas buenas perspectivas para la campaña de este año se trasladan al empleo. No en vano, el sector frutícola es el que más mano de obra genera en la región con cerca de 65.000 empleos directos e indirectos y más de cinco millones de peonadas. Sin ir más lejos, solo Tany Nature, situada en plena comarca de Vegas Altas, destina casi 15 millones de euros en salarios repartidos en alrededor de 2.800 puestos de trabajo a lo largo del año. 

Compartir el artículo

stats