Kiosco

El Periódico Extremadura

SOSPECHA ENTRE EL PROFESORADO

Los docentes temen tener que empezar a trabajar en agosto

Creen que detrás del adelanto en el inicio del curso se esconde estar disponibles en verano

Alumnos en un aula del colegio Francisco Pizarro de Cáceres, en una fotografía de archivo. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

A pesar de que el apoyo a la huelga no se haya demostrado con cifras, la comunidad educativa comparte gran parte de las reivindicaciones que han llevado a CSIF a convocar el paro. Para la mayoría la polémica por el adelanto del inicio del curso escolar ha sido el último escollo que no viene más que a demostrar que «no se escucha a los sindicatos».

No entienden porqué Educación decidió adelantar la fecha pero es que tampoco comprenden porqué la ha retrasado ahora. «No había razones entonces pero tampoco las hay ahora, si adelantaron el inicio del curso es porque supuestamente tenían bien hilado el calendario, entonces no se entiende porqué han rectificado», dice a este diario el director de un centro escolar que prefiere no dar su identidad. Asegura que entre los equipos directivos existe una sospecha «fundada»: Detrás de la idea de adelantar el comienzo de las clases reside también el adelanto en la incorporación de los docentes a las aulas.

Si ahora los profesores comienzan a trabajar el 1 de septiembre (al principio sin alumnos), ellos creen que, de llegarse en algún momento a implantar esa nueva fecha adelantada, se les pedirá también incorporarse antes, lo que supondría estar disponibles en los centros a partir del mes de agosto (hacia mediados). Es el tiempo que necesitarían para preparar el curso escolar. De hecho, una de las principales quejas de los docentes era precisamente que entre el 1 y el 6 de septiembre era imposible organizar el curso. Otra de sus principales quejas es el aumento de la carga burocrática, con las mismas horas lectivas y sin compensación económica.

Anpe y Pide

Por otro lado, y ante el bajo seguimiento de la huelga, el sindicato Anpe insistió ayer en la necesidad de una mayor unión sindical en la Mesa Sectorial, algo en lo que también ha incidido en varias ocasiones Pide. «Quedan muchos objetivos por alcanzar, la reducción lectiva de profesores y maestros a 18 y 23 horas, la reducción de ratios y nueva negociación de plantillas, o la negociación casi inminente de licencias y permisos para el profesorado extremeño». 

Compartir el artículo

stats