Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

BALONCESTO. LEB ORO

Ya hubo dos ‘quintos buenos'

El Cáceres ganó ‘playoffs’ en igual situación en Burgos (2012) y Lugo (2013)

Morentin, con el balón, en el Breogán-Cáceres de 2013. PATRICIA MUÑOZ-AYALA

¿Es imposible ganar un quinto partido de un ‘playoff’ en cancha contraria? En teoría, no. Y en la práctica, tampoco. Bien lo sabe el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, que lo ha conseguido en dos ocasiones en LEB Oro a lo largo de su relativamente corta historia. Se fundó en el 2007 y nunca está de más recordar que no es el mismo club que estuvo once años en la Liga ACB, de la que ahora está solamente a 120 minutos, apenas tres partidos.

Las dos hazañas anteriores del conjunto verdinegro fueron en temporadas consecutivas: la 2011-12 en Burgos y la 2012-13 en Lugo. En ambos casos se veía incluso más difícil que ahora vencer a domicilio a equipos que habían sido mejores en la liga regular y que contaban con el apoyo de su público en el momento supremo, pero se consiguió.

Antelo, Francis y El Plantío

El 15 de mayo de 2012, un equipo dirigido por Gustavo Aranzana llegaba al angosto pabellón de El Plantío como víctima propiciatoria después de una serie tensísima, marcada por las declaraciones de José Ángel Antelo tras la derrota del primer partido («tenemos que salir a arrancar cabezas»). Eso exacerbó los ánimos. El Ford Burgos llegó a estar 2-1, pero no sentenció en el Multiusos y tampoco supo hacerlo en casa, donde le pudo la presión. El descomunal ambiente se le acabó volviendo en contra y de eso se aprovechó Francis Sánchez, decisivo con varias canastas al final. Tras una de ellas miró a la grada y se señaló la oreja. 20 puntos. Era la sentencia definitiva a un día mágico, con Antelo también brillante (15 puntos y 10 rebotes, los mismos que León Williams). 74-77 y cita contra el Melilla, en la que sí se falló en el quinto encuentro en la ciudad autónoma. Negra noche (91-81).

La noche lucense

Apenas un año después, el 7 de mayo de 2013 (nevó un poco la noche antes...), el Breogán también sintió en su hogar la catana cacereña en el momento supremo. El desarrollo de la serie había sido casi idéntico, pero los lucenses contaban con la ventaja. Aquella noche había más de 4.000 personas en el pazo Universitario, pero de nada sirvió ante la exhibición colectiva del equipo que dirigía Carlos Frade y en el que Roberto Blanco ejercía como ayudante (72-75). La mano de Braydon Hobbs(16 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias) fue omnipresente, pero al final quienes decidieron fueron los interiores Olu Ashlaou, enormemente físico y en cierto modo parecido a Ben Mbala, y el veterano Roberto Morentin. Las diferencias nunca fueron superiores a los 8 puntos para ninguno de los dos contendientes. La aventura del Cáceres aquella temporada acabó poco después ante el Andorra (3-1) en la antesala de la final. H

Compartir el artículo

stats