+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Parsuex ha manifestado su malestar por la actuación del ayuntamiento, desde donde se afirma que el expediente aún no está cerrado

Los afectados por los ruidos nocturnos denuncian la dejadez del ayuntamiento

 

Imagen de la conocida calle de la 'Marcha'. -

La Crónica de NavalmoralLa Crónica de Navalmoral 28/11/2003

La plataforma Parsuex (asociación regional contra el ruido y las actividades molestas) denuncian la dejadez del actual equipo de gobierno en cuanto al respeto de los horarios de cierre de locales nocturnos y el ruido que éstos producen. Según afirman sus responsables son ya tres (dos a la anterior corporación y una a la actual) las veces que se les ha requerido su actuación desde el Defensor del Pueblo, sin obtener respuesta. Responsables de la plataforma lamentan que en una reunión mantenida con el alcalde Rafael Mateos, "ni siquiera llegara a encontrar el único documento que supuestamente habían emitido ", señalando la "falta de respeto de éste hacia las acciones del Defensor del Pueblo". Así las cosas, según señalan estas mismas fuentes, la asociación recurrirá a la Comisión de Actividades Clasificadas de la Junta para que tome cartas en el asunto "ante el despropósito municipal". Del mismo modo señalan que la anterior corporación "no contenta con no hacer respetar la ley, concedieron otras licencias a cuatro locales con la consiguiente demora en sus horarios de cierre, que antes lo hacían a las dos y ahora lo hacen después de las cuatro de la madrugada". HACE TRES AÑOS Hace ya tres años que un colectivo de moralos (principalmente vecinos de los barrios Jumisa y El Cerro) se adherieron a Parsuex con el fin de hacerse fuertes y luchar contra las molestias que les causan estos locales, principalmente los de la calle Puerto Carrales. La concentración de pubs y bares de esta vía alcanza la decena, que se encuentran instalados frente a una urbanización de chalets, entre varios bloques de viviendas. El colectivo recuerda, para concluir, la carta que les remitió el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, el pasado verano, en la cual se afirma que "desde el inicio de la presente investigación hace ya más de tres años, la queja parece como fundada y la actuación administrativa como simplemente inexistente" .