+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA LUCHA EN LA ZONA BAJA DEL GRUPO IV DE SEGUNDA DIVISIÓN B

Las entradas ponen picante al derbi

Villanovense y Don Benito se enzarzan por la cesión de entradas para la afición visitante para el duelo del domingo. Los rojiblancos se quejan por recibir solo 300 cuando ellos cedieron 530 para la ida y los locales aseguran que no es posible dar más

 

Lío 8 Aficionados del Don Benito durante el derbi de la primera vuelta, en el Vicente Sanz. - C. PINO

CARLOS PINO
13/03/2019

Quedan cuatro días para el histórico derbi entre el Villanovense y el Don Benito en el Municipal de Villanueva de la Serena y si el partido iba a ser disputado y tenso dentro del terreno de juego por la difícil situación de ambos equipos en la clasificación, parece que ahora se calienta un poco más fuera del campo por el número de entradas para la afición visitante.

El Don Benito hizo público ayer un comunicado en el que se quejaba de recibir solo 300 entradas para sus aficionados, argumentando que en la ida ellos cedieron 530 para los serones. La entidad rojiblanca afirma que con la idea de que el derbi «fuera un ejemplo de cordialidad, hospitalidad y deportividad entre dos localidades vecinas» se cedió este número de localidades, «alcanzando entre ambas juntas directivas un acuerdo por el cual el trato en el partido de vuelta sería correspondido de igual manera», señalan en su comunicado, en el que también subrayan que con la idea de que fuera la mayor cantidad de público posible se instalaron unas gradas supletorias en uno de los fondos.

En su último partido fuera de casa los rojiblancos movilizaron a más de 400 aficionados hasta Sevilla. Así, para los dombenitenses 300 entradas son «insuficientes», por lo que están en desacuerdo con el Villanovense por «respeto a nuestros socios y aficionados», subrayan desde el club dombenitense, a quienes tampoco parece haberles gustado enterarse del número total de entradas que iban a recibir a través de las redes sociales.

Mismo porcentaje

Por su parte, desde el Villanovense han asegurado que no es verdad que existiera ningún acuerdo para el mismo reparto de entradas. En la noche del lunes, sabiendo del malestar en el club dombenitense, ya se adelantaron con un comunicado en el que decían que, «por las circunstancias reales de aforo del Municipal Villanovense está cumpliendo escrupulosamente con el club visitante, ofreciéndole el mismo porcentaje de entradas que recibimos en nuestra visita al Vicente Sanz».

En este sentido recuerdan que el aforo del estadio Municipal Villanovense es de 652 localidades de tribuna central (ocupada en su totalidad por socios del club); 300 de tribuna lateral izquierda, dónde existen 129 socios; 300 de tribuna lateral derecha (ubicación destinada a la afición visitante) y 640 localidades de preferencia, donde hay 438 socios.

En el Villanovense aseguran además que el espacio que se destina a la afición visitante siempre es la tribuna lateral derecha y que no pueden otorgar más entradas en otros puntos por motivos de seguridad. Desde la entidad serona recuerdan también que cumplen con la afición rojiblanca y que les ceden entradas «aunque no haya obligación alguna y con el único fin de que la concordia y el buen hacer entre los clubs y aficiones nos permita disfrutar de una gran fiesta del fútbol».

En lo deportivo, ambos equipos están ya centrados en el partido del domingo y hoy se entrenarán con normalidad. De momento, los dos entrenadores no tienen lesionados (solo los de larga duración). La pequeña polémica de las entradas no debería darle más pimienta a dos equipos que ya de por sí saldrán sabiendo que se trata de una final por la situación de ambos en la tabla y por la distancia, con el Don Benito con solo dos puntos más que el Villanovense, en zona de descenso.

Con más o menos aficionados de Don Benito y Villanueva de la Serena, lo que parece claro es que el antiguo Romero Cuerda se volverá llenar en otro derbi histórico.