+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LOS ÉXITOS DEL TRABAJO DE FORMACIÓN EN EL BALONCESTO ESPAÑOL

Un futuro de altura

El oro de la selección sub-16 completa una actuación redonda este verano con podios en los tres combinados. La Federación Española es optimista y considera que el relevo «está garantizado»

 

Oro europeo 8 La selección sub-16 celebra su título el sábado. - FEB

LUIS MENDIOLA deportes@extremadura.elperiodico.com BARCELONA
19/08/2019

El presidente de la Federación Española de Baloncesto, Jorge Garbajosa, puede sacar pecho con orgullo. La cosecha de medallas de las selecciones de formación este verano vuelve a ser espectacular. Ya no es ninguna novedad. No es solo mérito de la federación. También de los muchos clubs y técnicos que trabajan con los jóvenes. Pero los resultados no dejan de asombrar. El último, el conseguido por la selección sub-16, campeón de Europa en Udine (Italia) apenas dos semanas después de que la sub-18 conquistara el oro europeo y un mes después que la sub-20 fuera subcampeona de Europa. El bronce Mundial de la sub-19 femenina, con la placentina Mamen Blanco en sus filas, y el oro en el Europeo de la absoluta femenina añaden mucho más valor al botín.

El trabajo en equipo de algunas de las grandes perlas que mima en sus categorías inferiores el baloncesto español permitió sobresalir en la final contra Francia, un equipo con pívots dominantes (Wembanyama, de 2,18 y Raynaud, con 2,12) que acabó rendido (61-70). El acierto del base Juan Núñez (1,90; Real Madrid) o el alero Michael Caicedo (1,97; Barcelona) o el escolta Rubén Domínguez (1,97; Estudiantes) marcó diferencias. Este último fue el MVP.

Estructura competitiva

No es la primera vez que las tres selecciones (sub-20, sub-18 y sub-16) se suben al podio en el mismo verano (ocurrió algo parecido en 2011 y 2013), pero sí la primera vez que las tres disputan la final continental de sus respectivas categorías. Y los éxitos no paran de acumularse. Una mirada al último lustro refleja un balance espectacular: 17 medallas en categorías de formación (10 oros, 6 platas, 1 bronce), 9 en la competición femenina y 8 en la masculina.

«Has sido un verano muchísimo mejor de lo soñado, pero detrás de esto está el trabajo de mucha gente, empezando por Scariolo cuyo apoyo es determinante. Y aunque suene exagerado hace un seguimiento diario y es muy exigente», cuenta Alberto Lorenzo, el coordinador en la federación desde las categorías sub-16 a sub-20, que admite el peso de los clubs pequeños, de la estructura competitiva en España y, sobre todo, del alto nivel de los entrenadores en los resultados.

De la sub-20 que hace un mes cayó frente a Israel aparecen nombres muy interesantes como los del base Carlos Alocén, fichado por el Real Madrid (18 años, 1,94), del Zaragoza, donde aún jugará cedido esta temporada, Joel Parra, alero del Joventut (19 años y 2,01) o Sergi Martínez (20 años y 2,02). Pero genera muchísima ilusión la sub-18 de Javier Zamora, que ganó hace 15 días en Turquía con apariciones deslumbrantes como las de Santi Aldama, un alero de 2,11, que acabó con 21 puntos e que iniciará este año su etapa universitaria en la NCAA con Loyola Maryland, o la de del pívot del Madrid, Usman Garuba, que sumó 11 puntos y 14 rebotes.

«Había un poco de pesimismo respecto al relevo de la generación del 80 (la de Pau Gasol, Reyes, Navarro)», asegura Lorenzo, «pero yo soy un poco más optimista. Vienen jugadores muy interesantes para quedarse y garantizar el relevo en los próximos años».