Kiosco

El Periódico Extremadura

Saturnino Acosta

Encerado y clarión

Saturnino Acosta

Una hora menos, en Canarias

Mientras Canarias, para mejorar la calidad de la enseñanza y del alumnado canario, acaba de firmar un acuerdo de mejora en las plantillas docentes sumando a sus plantillas más de 1.600 docentes, a los que hay que sumar, 1.060 el curso anterior, en Extremadura aplicamos la política inversa. Para mejorar la calidad de la enseñanza del alumnado extremeño, multiplicamos las tareas burocráticas, responsabilidades y atribuciones a los docentes, pero eso sí, recortando cada año más docentes, y en algunas especialidades, llevándolas casi al nivel de especie protegida, como primaria. Cual Carrefour y sus ofertas del tres por uno, en Extremadura, el que de inglés, que sea tutor y además sección bilingüe, el problema es que las ofertas de Carrefour duran una semana, y estas llevan ya cuatro años y creciendo. 

"Debe ser que la hora menos en Canarias da para más que una hora más en Extremadura

decoration

Debe ser que una hora menos en Canarias da para más que una hora más en Extremadura, porque si no, no se entiende. Pero no crean que el milagro canario se debe sólo a una política centrada en la atención al alumnado, en prevenir el abandono y fracaso escolar, atención a la diversidad, desarrollo de programas, desdobles, etcétera, no, también se debe a una cosa, presupuesto y cuentas saneadas.

Imagínense la cara de los funcionarios de carrera extremeños que con plaza en propiedad les han suprimido la plaza o hecho no necesario y ahora han obtenido destino provisional más lejos que cuando empezaron como funcionarios interinos, y que como consecuencia han ocupado las plazas hasta ahora ocupadas por interinos, y por ello muchos han dejado de trabajar, a día de hoy, porque se les ha ofertado del 40 a 80 por ciento de plazas menos, o que han visto como tienen de mejor opción a media jornada de trabajo.

Claro, no tendrían esa cara si fuesen canarios, pues ante los retos educativos actuales y que demanda la sociedad actual, tendrían una rebaja de 25 a 23 horas de jornada lectiva, y para qué esas horas, pues para actividades de coordinación, así como para los proyectos educativos que tenga cada centro. Así sí se puede. Un orientado en Infantil y Primaria por cada 400 alumnos, y en Secundaria cada 275, pero en los centros de educación especial, uno cada 60 como máximo. Se eliminan los grupos mixtos, hasta su extinción, olvídense de mezclar cuarto con sexto o primero segundo y tercero, además se rebajan las ratios, y si el centro educativo está en zona desfavorecida o media, se irán añadiendo docentes de dos en dos, dependiendo del número de grupos e independientemente del de alumnos.

Mientras unos mejoran el sistema educativo aumentando cerca de tres mil docentes a sus plantillas en dos años, otros prefieren aumentar en la misma proporción programas y carga burocrática pero disminuyendo las plantillas y manteniendo ratios y horas lectivas. 

Así nos va y así les va tanto a nuestros docentes, interinos, alumnado y sistema educativo. Una hora más, vale, pero para que poquito nos sirve.

Compartir el artículo

stats